Los aranceles de Trump pasan factura a los productos españoles

Mes y medio después de su entrada en vigor sectores como el vino, el aceite y los cítricos confirman a COPE los efectos negativos

Donald J. Trump departs the White House to Florida

Yuri Gripas / POOL

Joaquín Vizmanos
@jmvizmanos

Jefe de Economía de COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 01:28

El pasado 18 de octubre entraron en vigor los aranceles del 25% impuestos por Trump a productos de la UE, por valor de 7.500 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros) anuales. La Organización Mundial del Comercio los autorizó por los subsidios ilegales que recibió en su día el fabricante europeo Airbus. Sus socios -España, Alemania, Francia y Reino Unido- fueron los países más afectados por la medida. En nuestro caso la lista incluía productos como el vino, el aceite de oliva, el queso o los cítricos. Mes y medio después COPE ha hablado con esos sectores para conocer hasta qué punto les han pasado factura los aranceles. Como se esperaba, las consecuencias han sido muy negativas.

Aceite

Es uno de los grandes productos afectados. A los bajos precios que padecen se ha sumado el castigo de Trump. Hablamos con la cooperativa andaluza Dcoop, el mayor productor mundial de aceite de oliva virgen. Han notado los aranceles. “Desde que entraron en vigor hemos dejado enviar aceite envasado a EEUU”, nos cuenta su director general Rafael Sánchez de Puerta. Fueron 6.000 toneladas el año pasado y en 2019 esperaban mejorar las cifras. No será posible. Y tienen la “suerte”, señala, que han logrado salvar las exportaciones de aceite a granel, que no se ven afectadas por la tasa, y que envasan en varias plantas que tienen en el país norteamericano.

Dcoop lamenta lo que está pasando porque EEUU era su gran apuesta en el exterior. “Nos habíamos volcado allí por su nivel de rentabilidad y cuando hemos logrado conseguir tener el liderazgo de comercialización, nos han cerrado completamente las fronteras”, afirma. Allí se juegan 80 millones de euros. Tiene claro que “los que se están frotando las manos son los italianos, los portugueses y los griegos porque se han quedado un mercado exclusivo para ellos”. “El aceite español va a ser menos competitivo en el mundo y ya estamos notando bajada de precios en origen”, señala.

Cítricos

Los datos que ofrecen a COPE desde el Comité de Gestión de Cítricos, con sede en Valencia, que agrupa a las empresas exportadores, son contundentes. Desde el inicio de la última campaña -entre el 1 de septiembre y el 24 de noviembre- solo han vendido a Estados Unidos 66 toneladas de limón, ninguna de clementina y naranja. El año pasado, durante ese periodo fueron en total 4.111 toneladas (3.635 de clementina, 22 de naranja y 454 de limón). Si cogemos toda la temporada 18-19 las exportaciones de cítricos españolas sumaron casi 17.000 toneladas, más de la mitad -9.000- de clementinas. La caída, afirman, va a ser abrupta.

Lo sabe bien Marcos Gual, responsable de la firma Bagu con casi un siglo de historia. Lleva vendiendo a EEUU los últimos 35 años y siente que todo lo que ha sembrado se echará a perder. Sólo su empresa exportaba hasta ahora la mitad de las clementinas españolas a Estados Unidos, más de 4.000 toneladas al año. Suponía entre un 15% y 18% de su mercado. Nos cuenta que con los inspectores que hay que traer de allí y los aranceles de Trump se hace imposible vender en el país norteamericano porque “los márgenes se hacen inasumibles”. Cree que la Administración podía haber hecho más para defender los intereses de los cítricos como hizo Francia con su champagne. “No poner alegaciones a la lista de productos, fue un error”, afirma.

Vino

El director general de la Federación Española del Vino, José Luis Benítez, también admite a COPE que los aranceles les están pasando factura. Dice que todavía no tiene datos, solo sensaciones pero son malas. Afirma que las bodegas están haciendo de todo para que “no nos echen de ese mercado porque es muy importante, nos ha costado mucho estar ahí presentes”. “Algunas, las que pueden, se están tragando el arancel contra sus beneficios, otras lo han podido compartir con su distribuidor y las hay que han tenido que subir precios con el coste que eso tiene para sus ventas”, apunta.

Entre las más afectadas, las bodegas gallegas de la DO Rías Baixas porque EEUU es su primer mercado fuera de España. Casi el 30% de sus exportaciones van a ese país en el que llevan 16 años y han invertido seis millones de euros en promoción. Ahora mismo 50 bodegas venden sus caldos en ese país. Todas reducirán esta campaña "drásticamente" los márgenes de beneficios en sus exportaciones a Estados Unidos para paliar la subida de aranceles del 25%, que no recaiga en los consumidores americanos y "consolidar" así este mercado, según señalaba hace unos días el líder de Unións Agrarias, Roberto García.

Lo más