COPE

La 'tormenta perfecta' que explica la escasez de chips para coches: "Se estiman pérdidas de miles de millones"

La experta Esther de Aragón explica a COPE las razones de esta carencia que ha supuesto cierres parciales de plantas en todo el mundo

Imagen de recurso

Jiangxi,China-september,24,,2012:,By,The,Jiangxi,Xinhua,Electronics,Co.,

María Bandera
@Mgbandera

Redactora jefe y directora de COPE Cool

Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:47

Se calcula que los fabricantes de coches perderán unos 179.000 millones de euros por la escasez de microchips que ha supuesto el cierre parcial de plantas en todo el mundo. En otras palabras, la producción global de automóviles se podría reducir a 77 millones en 2021, casi 8 millones de unidades menos de lo pronosticado antes de la crisis, según datos de AlixPartners.

Pero, ¿de qué tipo de chips hablamos? "Hablamos de chips como pequeños dispositivos con circuitos electrónicos. Pero también hablamos de semiconductores porque permiten la conductividad eléctrica. Aunque no son lo mismo, evidentemente", explica a COPE, Esther de Aragón, autora de 'Comprar un coche eléctrico' (Editatum. Guía Burros).

Hoy en día todos los dispositivos llevan alguno de estos chips, en el caso del sector de la automoción, "cada vehículo que sale de la línea de producción contiene más de 50". De ellos dependen funciones tan importantes como "la electrónica de potencia" o lo que es lo mismo "el centro de mando, de vehículos eléctricos o híbridos".

Se estiman pérdidas de miles de millones en el sector por los problemas de escasez y distribución de semiconductores

Los coches cada vez más tecnológicos y requieren de chips más "complejos". "Ya no sólo necesitan chips para los sensores, el control de crucero o los airbags, son imprescindibles para la conectividad, el uso de pantallas de navegación, las baterías, la propulsión o los sistemas de asistencia a la conducción", señala De Aragón.

LA TORMENTA PERFECTA

En su escasez confluyen varios factores, lo que la experta denomina "la tormenta perfecta". "El problema surgió en los primeros meses de la pandemia de la covid cuando las fábricas de coches tuvieron que cerrar. A ello se unió que las ventas de vehículos se desplomaron en todo el mundo en 2020. Y, para terminar de agravar el problema, los confinamientos dieron un impulso a otros dispositivos electrónicos que utilizan chips, como los ordenadores o los móviles".

Cuando ya en 2021 se reactivaron las ventas de vehículos, "los fabricantes habían dirigido la fabricación de chips a los dispositivos electrónicos, de mayor demanda y con mejores beneficios económicos" con lo que "los productores no pudieron cubrir la creciente recuperación del sector".

Por si todo ello no era suficiente, "algunos desastres naturales, sobre todo en Asia, además del propio virus, ralentizaron la producción". Y finalmente, el encarecimiento de las materias primas "añadieron más complicaciones a la problemática situación".

Países como Alemania y Francia consideran los semiconductores como: “el nuevo petróleo del siglo XXI”

DEPENDENCIA ASIÁTICA

Para Esther de Aragón a estos factores habría que sumarle la excesiva dependencia de productores asiáticos que "ha hecho que la entrega de vehículos se demore para todas las marcas, sin importar la ubicación de las plantas".

Close,Up,Beautiful,Nano,Electronic,Technology,Board

Close,Up,Beautiful,Nano,Electronic,Technology,Board



EL NUEVO PETRÓLEO

Hasta tal punto se consideran importantes los semiconductores que países como Alemania y Francia lo consideran como “el nuevo petróleo del siglo XXI”; incluso, “un elemento decisivo de soberanía”.

En España la falta de semiconductores "afecta con fuerza" a las plantas de fabricación de vehículos españolas "muchas han tenido que reducir turnos, parar algunas líneas de montaje incluso, pactar ERTES con sus trabajadores". Entre enero y finales de mayo de este año, recuerda la autora "se dejaron de producir 231.679 vehículos por el desabastecimiento de chips en las fábricas españolas".

Se estiman pérdidas de miles de millones en el sector por los problemas de escasez y distribución de semiconductores

PRODUCCIÓN LOCAL ¿ES LA SOLUCIÓN?

La solución parece complicada, "al menos de momento". "En Europa, ya han surgido voces que hablan de producción local. Pero crear fábricas de semiconductores lleva su tiempo. Entre los que han asumido este tipo de iniciativas está el Grupo Bosch, que va a producir en Dresde (Alemania) semiconductores para la industria automovilística y el internet de las cosas".

A corto plazo, "si la producción local se impulsa y se regularizan oferta y demanda, es probable que en 2022 se normalice algo la situación. Hay analistas que indican que no se conseguirá hasta 2023".



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar