Sequía de pilotos y modernización a cámára lenta en el Ejército del Aire

En 2018 se fueron 58 pilotos y sólo entraron 25.

Pilotos del Ejército del Aire español

Pilotos del Ejército del Aire español. Foto Ejército del Aire

@manuiza64

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 10:12

La menguante plantilla de pilotos va camino de ser un problema serio para el Ejército del Aire. Los recortes en las Fuerzas Armadas durante la crisis económica llevaron a reducir las horas de vuelo y -a su vez- el número de pilotos, para garantizar la buena preparación de los que permanecieran en sus filas. Ahora son necesarios más pilotos, pero su salida hacia las compañías aéreas continúa, y no se cubren completamente sus bajas. En 2018 se fueron 58, y únicamente entraron 25 procedentes de la Academia General del Aire, menos de la mitad. Los responsables del Ejército del Aire piensan que la cifra ideal sería contar con 580 pilotos; en estos momentos sólo quedan 450.

El problema no se limita a quienes se ponen al mando de los aviones. En diez años el Ejército del Aire ha visto cómo disminuía su personal en 5.000 efectivos (militares y civiles), de 28.000 a 23.000, según ha revelado el Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), general Javier Salto, en una conversación con periodistas. Se trata de personal cualificado, con perfiles muy demandados y valorados por las empresas.

Al mismo tiempo, en el Ejército del Aire no creen que su presupuesto esté evolucionando como debiera. Señalan que es “un ejército muy tecnológico, que evoluciona con la tecnología, y -por ese motivo- cuesta dinero”, aunque es barato en comparación con lo que ofrece. El general Salto advierte de que hay diversos sistemas de armas que están al final de sus ciclos de vida, algunas capacidades que deben recuperarse y otros sistemas que necesitan ser modernizados. Entre las prioridades citadas están la sustitución de los aviones de entrenamiento C-101 de la Academia General del Aire, el relevo de los F-18, el mantenimiento de la capacidad de los D4 (CN235) de vigilancia marítima, y la modernización del Sistema de Mando y Control Aéreo (radares y centros de mando y control).

Desde el Cuartel General del Aire insisten en que es importante que en el futuro dispongan de un presupuesto estable en el tiempo.

  

Etiquetas

Lo más