Más directos

PREMIOS GOYA (Crónica)

Sevilla, de "marco incomparable" a ciudad internacional del cine

Alfredo Martínez

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:33

Alfredo Martínez

La elección de Sevilla como sede de la 33 edición de los Premios Goya consolida a la capital andaluza como foro cinematográfico, pues en poco más de un año acogerá media docena de certámenes nacionales e internacionales de artes escénicas.

Sevilla albergó hace unos meses la entrega de los Premios Forqué, que promueve la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (Egeda); en junio pasado, la XXI edición de los Premios Max de las Artes Escénicas, que concede la Fundación SGAE, y en otoño acogerá la 31 edición de la entrega de los premios de la European Film Academy.

Escenario de rodajes pioneros, como las "Boleras Robadas", filmada en 1898 por los hermanos Lumiére en el Alcázar hispalense, Sevilla ha acogido películas señeras, como "Currito de la Cruz", "Lawrence de Arabia", "La Guerra de las Galaxias" o la serie "Juego de Tronos".

Ancestral "marco incomparable" para rodajes cinematográficos, la eclosión de la llamada generación Cinexin, formada por jóvenes cineastas sevillanos a final del siglo pasado, como Alberto Rodríguez, Daniel Zayas, Paco Baños o Gervasio Iglesias, ha potenciado la producción cinematográfica sevillana con películas como "Grupo Siete", "La Isla Mínima" o la serie "La Peste".

Paralelamente, ha ayudado a superar los tópicos de una Sevilla de color especial o donde la lluvia "es una maravilla", penosa traducción de la canción inglesa "The rain in Spain stays mainly in the plain" que, precisamente, popularizó la película "My Fair Lady".

Los lazos de Sevilla con el cine datan de 1897, cuando en un local de la céntrica calle Sierpes se proyectó el Genuino Cinematógrafo de los hermanos Lumière en 1897.

La Exposición Iberoamericana de 1929 convirtió a Sevilla en una de las principales capitales cinematográficas a nivel internacional, ya que en esta exposición mundial se proyectaron películas de varios países y se construyó una de las más emblemáticas sala de proyecciones de la época.

La relación de Sevilla con el cine también se ha reflejado en los sucesivos intentos por consolidar en la capital andaluza un certamen cinematográfico internacional, cuyo origen data de los años ochenta del pasado siglo, con un efímero festival.

En 2001 se creó el Festival de Sevilla de Cine y Deporte, embrión del actual Festival de Cine Europeo, que en noviembre celebrará su 15 edición, acompañada de la entrega de los premios de la European Film Academy (EFA) y antesala de la gala de los Goya.

Tanto el consejero andaluz de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, como el alcalde sevillano, Juan Espadas, han subrayado hoy que la elección de Sevilla como foro de certámenes cinematográficos es el reconocimiento a los años de promoción del cine andaluz y fruto de la consolidación de un potente sector audiovisual andaluz.

Y ante la críticas a que se financien más las galas cinematográficas que la propia producción audiovisual, los responsables municipales sostienen que sólo la celebración de la Gala de los Goya, cuya última edición fue seguida por cuatro millones de telespectadores, generará a la ciudad unos ingresos no inferiores a los cinco millones de euros y una publicidad inducida de ortos 50 millones de euros.

Lo más