Boletín

LEÓN BENAVENTE (Entrevista)

León Benavante: "Cuando alguien te encasilla en un estilo, estás perdido"

León Benavente se resiste a las etiquetas. "Cuando alguien te encasilla en un estilo, estás perdido", justifica su cuarteto integrante ante el lanzamiento de "Vamos a volvernos locos", un nuevo álbum en el que frente a su fama de grupo "cañero y visceral" incorporan "prácticamente" una balada, la primera.,"Cuando la hicimos, pensamos: 'A ver cómo se va a tomar la gente esto'. Pero esa es la magia de este grupo, que dentro del lenguaje que desarrollamos, haya

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:37

Javier Herrero

León Benavente se resiste a las etiquetas. "Cuando alguien te encasilla en un estilo, estás perdido", justifica su cuarteto integrante ante el lanzamiento de "Vamos a volvernos locos", un nuevo álbum en el que frente a su fama de grupo "cañero y visceral" incorporan "prácticamente" una balada, la primera.

"Cuando la hicimos, pensamos: 'A ver cómo se va a tomar la gente esto'. Pero esa es la magia de este grupo, que dentro del lenguaje que desarrollamos, haya muchas maneras de decir las cosas", celebra durante una charla con Efe el vocalista Abraham Boba, sentado junto a sus compañeros César Verdú, Luis Rodríguez y Edu Baos.

El tema de marras, "La canción del daño", surge de una base de bajo que había hecho este último y fue el que puso el punto a su tercer disco de estudio, "un corte arriesgado, porque es bastante luminoso a nivel musical, con forma de medio tiempo, de canción de mechero (ahora móvil)".

En paralelo, a través de cortes como "No hay miedo", "puede que aquí haya un componente más de baile que en otros discos, que tenían un formato más rock", pero teniendo claro que querían llegar al oyente "desde otro lugar, que era la emoción", como en "Como la piedra que flota", una de las "más emocionantes" que afirman haber hecho nunca.

A su lado, como colaboradoras, tres mujeres a las admiran y que son además "amigas": María Arnal, Miren Iza y Eva Amaral, esta sacándole partido a su versión "más jotera" en otro corte difícil en la singladura de León Benavente, "Amo".

"En este disco hay expresiones que no estaban en otros trabajos", insisten ante "Vamos a volvernos locos" (Warner Music), un título que da cuenta de ese afán de experimentación al que dieron rienda suelta durante más tiempo que nunca mientras acompañaban a Nacho Vegas en su gira.

En total, fue un año y medio de idas y venidas del estudio El Cariño, una propiedad de Edu Baos a 20 kilómetros de Zaragoza que les permitió compartir largos períodos de trabajo sin el estrés de las horas facturadas para la grabación o las distracciones de la gran ciudad.

"Ha sido un proceso largo y bastante extenuante en la búsqueda de nuevos sonidos y formatos de canciones, pero el título también alude a que es como una reflexión general del mundo que nos rodea", confiesa Boba.

Como prueba, el tema que pone fin al álbum, "Tu vida en directo", sobre "cómo estamos viviendo la vida de los otros sin vivir la propia por el cúmulo de información que nos asalta".

En conexión con "Habitación 615", el corte que cerraba su anterior trabajo, "2" (2016), este tercer álbum guarda asimismo momentos puramente personales, véase "Cuatro monos", el primero del repertorio, que condensa y actualiza la ardua historia del grupo, la cual casi termina antes de empezar.

"Es cierto que estuvimos a punto de abandonar antes de León Benavente, porque estábamos al límite de nuestras posibilidades como músicos y como personas. De alguna manera la banda es lo que ha hecho que podamos seguir dedicándonos a esto", reconocen estos artistas de largo recorrido que, como indica la canción, "no son leones, pero saben rugir".

Su nueva gira arranca el 26 de septiembre en Ciudad Real (Zahora Magestic), antes de llevarles a Albacete (27 de septiembre, Auditorio Municipal) y Murcia (12 de octubre, Auditorio del Parque de Fofó) y viajar después a México.

Además, ofrecerán conciertos en ciudades como Valencia (8 de noviembre, sala Moon), Madrid (La Riviera, 14 y 15 de noviembre) y Barcelona (Apolo, 21 de noviembre).

Lo más