LIBROS NOVEDADES

José Mª Pérez Zúñiga retoma el símbolo del vampiro,"los toxicómanos de hoy"

Madrid, 26 jun (EFE).- Vampiros intriga, denuncia social y crisis económica se dan la mano en "Para quien no brilla la luz", la nueva novela de José María Perez Zúñiga, en la que revisa en el tema del vampiro encarnado ahora en medio de la prostitución, la inmigración o la droga.,"De hecho, mis vampiros podrían ser los toxicómanos de hoy. El deseo de sangre es como un síndrome de abstinencia", precisa a Efe Pérez Zúñiga (Madrid, 1973), autor de títulos como "Lo que tú piensas", "La tumba de Monf

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:10

Vampiros intriga, denuncia social y crisis económica se dan la mano en "Para quien no brilla la luz", la nueva novela de José María Perez Zúñiga, en la que revisa en el tema del vampiro encarnado ahora en medio de la prostitución, la inmigración o la droga.

"De hecho, mis vampiros podrían ser los toxicómanos de hoy. El deseo de sangre es como un síndrome de abstinencia", precisa a Efe Pérez Zúñiga (Madrid, 1973), autor de títulos como "Lo que tú piensas", "La tumba de Monfi" o "El juego de los espejos".

Publicada por Berenice, la novela está situada en Madrid, en escenarios bien reconocidos por los lectores como el barrio de Latina, la plaza Mayor, el Retiro, la Puerta del Sol o la calle Alcalá; y en otras ciudades como Granada y Ronda.

"Veo a mis personajes -dice el autor- como seres humanos, y las tres ciudades donde se desarrolla la novela se corresponden con sus lugares de origen y estados de ánimo".

"Madrid es la metrópoli, la ciudad multicultural y multirracial, el escenario de los problemas de la sociedad actual; Granada es la ciudad de la infancia, donde se mezclan realidad e irrealidad; Ronda es el pasado, el inconsciente y el sueño", explica este autor que compagina la escritura con la docencia universitaria.

La historia comienza cuando el forense de la Policía Científica, Joaquín Moya, comienza a investigar, junto a Miguel Serrano, los crímenes de la Dama Negra, una misteriosa mujer que ha llevado el terror al madrileño barrio de la Latina.

"Creo que si los vampiros existiesen serían como nosotros, con todas nuestras virtudes y todos nuestros defectos. Los niveles de lectura, como en otras novelas mías, son varios. Están los elementos propios de la novela de misterio y también los de la novela policíaca", argumenta el escritor, hermano del también escritor Ernesto Pérez Zúñiga.

"La figura del vampiro me atrae desde que era pequeño. Pienso que representa lo más monstruoso de nuestra naturaleza, pero también la posibilidad de que seamos de otra forma diferente y que nada pueda sernos vedado. Luego está el trasfondo cristiano, esa frase tan equívoca: "La sangre es la vida".

Pero también la muerte. El miedo a morir y la sed de perdurar que están en el instinto más primordial de la carne. El vampiro representa la angustia más antigua e intensa de la humanidad", concluye el autor.

"Para quien no brilla la luz" será presentada mañana en Madrid en "Sin tarima libros", y contará con Juan Carlos Chirino y Ernesto Pérez Zúñiga como padrinos.

Lo más