COPE

JOSÉ LUIS GÓMEZ (Entrevista)

José Luis Gómez: "El Cid fue un hombre profundamente bueno y leal a su rey"

José Luis Gómez, en plena forma a sus 80 años, vuelve al Teatro de la Abadía con "Mio Cid", el poema cumbre de la épica hispánica que narra las hazañas vividas por Rodrigo Díaz de Vivar, un hombre del que el dramaturgo dice que se vincula con un "falso patriotismo" y que, sin embargo, fue "profundamente bueno y leal".,A solas con un piano, sin efectismos, con una precisión de gestos que permite ver lo que cuenta, sin apenas mover los pies del suelo y ataviado

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:18

Carmen Martín

José Luis Gómez, en plena forma a sus 80 años, vuelve al Teatro de la Abadía con "Mio Cid", el poema cumbre de la épica hispánica que narra las hazañas vividas por Rodrigo Díaz de Vivar, un hombre del que el dramaturgo dice que se vincula con un "falso patriotismo" y que, sin embargo, fue "profundamente bueno y leal".

A solas con un piano, sin efectismos, con una precisión de gestos que permite ver lo que cuenta, sin apenas mover los pies del suelo y ataviado con sobriedad, José Luis Gómez (Huelva, 1940) se enfrenta a una nueva aventura teatral con el "Cantar del mio Cid", que, aunque "le impone", también le brinda la oportunidad de convertirse en un juglar del siglo XXI.

La juglaría podría ser la crónica de estos momentos y no sería "mala cosa", un nuevo género con el que responder a "determinadas contingencias de la situación política y social actual, algunas muy jocosas, porque da risa o vergüenza ajena", ha asegurado Gómez en una entrevista con EFE este viernes.

El Cid es un personaje "de valor y de honradez", así es como el dramaturgo ve a Rodrigo Díaz de Vivar, a quien por su lucha en la Reconquista se le identifica como "matamoros" y se le vincula a un "falso patriotismo".

Es ejemplo -añade- de "lealtad absoluta a su rey", no una lealtad "perruna", sino una lealtad debida al derecho en vigor, como cualquiera de nosotros "debemos lealtad a la Constitución".

Este caballero forma parte del imaginario colectivo español, "pero no se debe confundir con un falso patriotismo de última hora", especifica Gómez, quien destaca su "extrema lealtad", valor "muy interesante" en los tiempos que corren.

Cuando se le pregunta si hay algún Cid en la actualidad, no duda en señalar que en tiempos de la COVID-19 los profesionales de la sanidad son "los héroes", una heroicidad que "debe tener la respuesta política adecuada".

Argumenta que "Mio Cid" es una obra "muy oportuna" en la actualidad, sobre todo para saber de dónde venimos y en qué lugar vivimos, en un tiempo en el que hay una "tergiversación por parte de compatriotas españoles muy preocupante".

Pero, más allá de todo eso -dice-, el "Cantar de mio Cid" es el primer documento escrito en castellano del siglo XI, "la lengua de los que nos precedieron en nuestra tierra".

"A mí del 'Mio Cid' me ha fascinado la lengua", asegura Gómez, al tiempo que recuerda que en este poema resuenan todas la lenguas de España, desde el catalán hasta valenciano pasando por el navarro, aragonés e incluso el bable: "Lo que se escucha en este cantar es nuestro país, es España".

"Una lengua diferente, bellísima, más rica en sonido que la lengua española actual", dice el actor y director de la obra que estará en escena desde el próximo 20 al 29 de octubre con motivo de la celebración del 25º aniversario de La Abadía, una casa en la que ha estado al frente un cuarto de siglo.

Este onubense que se cuida mucho, se abriga la garganta y sigue practicando tai chi, sostiene que nunca había hecho un esfuerzo tan grande desde que hace muchos años recitara en perfecto alemán a Calderón de la Barca en "La vida es sueño".

Ahora este esfuerzo ha valido la pena para conocer "mejor la lengua castellana", con un texto que inició en 2014, cuando José Luis Gómez creó el ciclo "Cómicos de la lengua", con motivo del tercer centenario de la RAE, en el que se incluían "diez lecturas imprescindibles" en lengua castellana desde el siglo XI hasta comienzos del XX.

Gómez siempre se ha esforzado por la palabra encarnada, afrontando con placer la dificultad de transmitir el significado de textos difíciles como los de Valle-Inclán o Agustín García Calvo, y, precisamente, por ese interés fue elegido para entrar a la Real Academia Española y a la oralidad dedicó su discurso de ingreso. "Como miembro de la Academia, tenía que salir fonéticamente perfecto con este poema".

Lo que hacían los juglares era un canto recitado, un cantar rítmico: "Yo cuento, más que canto; no quiero que haya una tromba de agua a la salida del teatro".

Más allá de hallazgos técnicos, sobre la articulación o los tempos, Gómez ha aprendido que la médula de este poema es sobrevivir, "mi padre siempre decía: 'Nunca te arrugues'."También se ha dado cuenta de que es un poema a la amistad, al amor, "no en términos románticos, sino de vida".

Para Gómez, el Cid fue un hombre "profundamente bueno" y cree que a estas alturas de la vida, "la más alta forma de belleza es la bondad" y por ello, como decía Manuel Azaña, ha decidido "habitar una zona templada del espíritu".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar