CINE THRILLER

Gonzalo Bendala da un giro al género de las persecuciones en su segundo largo

El director sevillano Gonzalo Bendala (1978) plantea una vuelta de tuerca al subgénero de las persecuciones en su segundo largometraje, "Cuando los ángeles duermen", que llegará a los cines el próximo 7 de septiembre con Julián Villagrán como protagonista.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:00

El director sevillano Gonzalo Bendala (1978) plantea una vuelta de tuerca al subgénero de las persecuciones en su segundo largometraje, "Cuando los ángeles duermen", que llegará a los cines el próximo 7 de septiembre con Julián Villagrán como protagonista.

La historia transcurre en una sola noche: un padre de familia que conduce de regreso a casa ve tambalear su mundo cuando, en un accidente de carretera, su destino se cruza con el de dos chicas adolescentes y la noche se convierte en una pesadilla.

"Me planteé este proyecto como un reto narrativo, quería que el público se identificara con el perseguidor en lugar de con la víctima que corre", ha señalado a Efe el cineasta.

Bendala debutó en 2015 con otra cinta de suspense, "Asesinos inocentes", en aquel caso con toques de comedia. "No me considero un director de género, me gustan todos los géneros, esos dos guiones los escribí prácticamente a la par, quizá estaba atravesando una época oscura", considera.

En este caso lo que ha buscado es que el espectador se plantee los mismos dilemas morales que asaltan al protagonista: ¿somos tan buenos como creemos o en nuestro interior hay algo oculto instintivo que tiene que salir en algún momento?

"Personalmente creo que siempre hay un lugar para la esperanza y la luz, pero me interesaba explorar todas las posibilidades y que el público saque sus propias conclusiones", razona.

Al igual que su ópera prima, "Cuando los ángeles duermen" se rodó en la provincia de Sevilla, aunque en este caso casi todas las escenas se sitúan en carreteras y campos, y son nocturnas.

"Fue duro, eran sitios con poca cobertura, hacía frío, pero se fue llevando; lo más complicado eran los horarios y para los actores fue un rodaje muy físico, con mucha acción y carreras, y emocionalmente duro", recuerda.

El mayor reto recae sobre los hombros de Villagrán, que debe hacer creíble la caída a los infiernos del personaje en muy poco tiempo. "Elegí a Villagrán porque quería a alguien que pareciera una persona normal con la que cualquiera pudiera sentirse identificado", explica Bendala.

Junto a él, la ganadora de un Goya Marián Álvarez en el papel de su esposa y la joven Ester Expósito, en su primer trabajo cinematográfico, aunque ha participado en series como "Vis a vis", "Centro médico", "Estoy vivo" y próximamente estrenará "Elite", la nueva serie juvenil española de Netflix.

Bendala, también guionista y productor, ha lanzado el filme con su propia productora, Áralan Films, y ha contado con ayudas del ICAA y la Junta de Andalucía. La distribución corre a cargo de Filmax.

"Siempre dicen que la segunda película es más complicada que la primera y en mi caso se ha cumplido", admite. En realidad, este guion lo escribió pensando que sería su debut, pero encontró primero financiación para "Asesinos inocentes".

Su próximo proyecto ya está en marcha. Ha adquirido los derechos de un guion de David Sueiro llamado "Lucidez" sobre el que están trabajando y que espera empezar a rodar en breve.

"También será de suspense, con elementos de fantasía y ciencia ficción, habla del control de los sueños", avanza.

Lo más