MÚSICA FLAMENCO (Entrevista)

Chicuelo:"La guitarra me colma y no me importa vivir a la sombra del cantaor"

Chicuelo se ha pasado la vida "a la sombra de los cantaores por placer", porque le encanta el cante y porque la guitarra le colma hasta tal punto que no necesita protagonismo, pero de vez en cuando permite que los focos le iluminen directamente y saca un disco en solitario.,El último se llama "Uña y carne" y llega once años después del anterior "Diapasión", aunque en el interludio ha grabado muchos otros discos con artistas como Miguel Poveda, Joan Albert Amar

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:58

Rosa Díaz

Chicuelo se ha pasado la vida "a la sombra de los cantaores por placer", porque le encanta el cante y porque la guitarra le colma hasta tal punto que no necesita protagonismo, pero de vez en cuando permite que los focos le iluminen directamente y saca un disco en solitario.

El último se llama "Uña y carne" y llega once años después del anterior "Diapasión", aunque en el interludio ha grabado muchos otros discos con artistas como Miguel Poveda, Joan Albert Amargós, Marco Mezquida, Marinah y Duquende.

El guitarrista catalán disfruta de sus colaboraciones con otros artistas y le cuesta encontrar tiempo para sus propios proyectos, por eso "Uña y carne" se ha hecho esperar, según ha explicado en una entrevista con Efe.

El disco incluye ocho bulerías, tangos, guajiras, rumbas, sevillanas, tanguillos y rondeñas que ha compuesto a lo largo de la última década.

"Hay composiciones que tienen ya bastantes años y otras más nuevas, pero ninguna estaba grabada, y al hacerlo ahora con estos músicos tan fantásticos las noto muy frescas", ha dicho el artista, en referencia al trompetista Carlos Sarduy, el bajista Carles Benavent y el violonchelista Martín Meléndez.

El disco también cuenta con la colaboración de La Tana en la voz de "Flores", Los Makarines en "Cuatro Costaos" y su sobrina La Chicuela en "Zalamero", pero "sólo 'Flores' es un cante completo porque no quería abusar de la voz", ha aclarado el artista, que cree que "un disco de un guitarrista tiene que dar protagonismo a la guitarra".

De todas maneras reconoce que "el cante tiene mucho poder en el flamenco" y a los guitarristas les toca "estar en un segundo plano casi siempre", pero lo acepta porque "la voz tiene una magia que no tiene ningún otro instrumento".

Los laureles se los llevan siempre los cantaores y Chicuelo lo sabe, pero se siente reconocido en el mundo del flamenco y "contento de trabajar con tanta gente diferente" y tener en paralelo su propia carrera.

Una carrera en solitario que consta de tres discos de guitarra en los que intenta "aportar algo", por eso en éste ha incluido un tanguillo, una guajira y una sevillana: "palos que pocos guitarristas hacen".

También hay una rondeña, que es más habitual entre los guitarristas de flamenco pero que Juan Gómez "Chicuelo" no había grabado todavía en sus discos en solitario.

"Uña y carne" es una producción de Accords Croisés, editado por Discmedi en colaboración con Taller de Músics, una prestigiosa escuela de música barcelonesa donde Chicuelo es profesor.

Allí se codea con las generaciones posteriores a la suya, como Sílvia Pérez Cruz, con la que grabó la canción de la película "Blancanieves" que ganó un Goya, o Rosalía, con la que compartió escenario en varias ocasiones antes de que su disco "El mal querer" la lanzara al estrellato.

Chicuelo, que ha visto crecer musicalmente a Rosalía, la defiende como "una artista con mucha sensibilidad" y lamenta las críticas que está recibiendo desde algunos sectores del flamenco.

"Hay que tener un carácter especial para subir tan arriba como ha subido ella porque hay que aguantar muchas críticas y muchas envidias -ha afirmado-. Los que dicen que Rosalía se ha apropiado realidades culturales que no le pertenecen no entienden que la cultura es del pueblo, de todos, no de unos pocos".

Lo más