CINE FRANCIA

Agnes Jaoui disecciona a las elites francesas en la comedia "Llenos de vida"

Madrid, 25 jul (EFE).- La actriz, directora y guionista francesa Agnes Jaoui explora las debilidades de las elites de su país en "Llenos de vida", una comedia que dirige y protagoniza y que ha coescrito junto a su colaborador habitual, Jean-Pierre Bacri.,El guion del que es su quinto trabajo detrás de la cámara lo escribieron justo antes de las elecciones francesas, que se disputaron Emmanuel Macron y Marine Le Pen, y las ganas de entender qué había detrás del ascenso de la ultraderechista influ

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:33

La actriz, directora y guionista francesa Agnes Jaoui explora las debilidades de las elites de su país en "Llenos de vida", una comedia que dirige y protagoniza y que ha coescrito junto a su colaborador habitual, Jean-Pierre Bacri.

El guion del que es su quinto trabajo detrás de la cámara lo escribieron justo antes de las elecciones francesas, que se disputaron Emmanuel Macron y Marine Le Pen, y las ganas de entender qué había detrás del ascenso de la ultraderechista influyeron en el proceso creativo.

"Hay una actitud de las elites que es insoportable", ha señalado Jaoui a Efe, "no se dan cuenta del sentimiento de los otros, es algo inquietante, pero son bastante inconscientes". Una actitud que se suma a una tradicional dinámica de confrontación entre París y "las provincias".

"Los parisinos tienden a comportarse como dominadores, es una cosa muy especifica de Francia, que es un país muy centralizado; me parece fascinante vivir en un mundo globalizado y a la vez que haya estas diferencias", reflexiona.

La trama de "Llenos de vida", que llegará este viernes a los cines, sucede durante una fiesta en una sola jornada, al estilo de "Un día de boda" (1978) de Robert Altman, "La regla del juego" de Jean Renoir" (1939) o "Pieza inconclusa para piano mecánico" (1977) de Nikita Mijalkov, filmes que han inspirado a Jaoui y que hizo ver a todo el equipo.

Héléne (Jaoui), una mujer que trata de mantenerse fiel a sus ideales de juventud, asiste a la inauguración de la nueva casa de campo de su hermana Nathalie. Allí coincide con su exmarido, Castro (Bacri), un presentador en horas bajas, cínico y amargado, su hija Nina, y alguna estrella rutilante del universo "youtuber".

Cómo afrontar el envejecimiento, el choque generacional y la vacuidad de las redes sociales son otros temas que Jaoui pone sobre el tapete. El primero ya lo trató en su anterior película como actriz, otra comedia llamada "50 primaveras" y dirigida por Blandine Lenoir que presentó en Madrid hace justo un año.

"Nadie está preparado para envejecer, especialmente en una sociedad tan basada en la juventud", advierte la actriz y directora. "Creemos que es algo que les sucede a los demás, que a nosotros no va a ocurrirnos, pero de golpe sucede, yo sigo sin saber bien cómo posicionarme".

Y aunque en este terreno también las mujeres siguen sufriendo discriminación con respecto a los hombres, Jaoui se muestra esperanzada.

"Las cosas están cambiando, pero hay que permanecer vigilante; si analizas la historia del feminismo, regularmente las mujeres se manifiestan para tener más derechos, y a veces lo han conseguido, pero luego suceden crisis o cambios de gobierno que provocan retrocesos, nunca estamos a salvo, lo decía Simone de Beauvoir, y tenía razón".

Por otro lado, añade, mientras que hace unos años las generaciones jóvenes no se preocupaban por el feminismo y creían que todo estaba conquistado ya, ahora es diferente, y están muy concienciados.

En cuanto a las redes sociales, la película ironiza sobre la democratización y banalización del éxito que estás propician a través del personaje de un "youtuber" ridículamente llamado BiggieStar.

"Es fascinante constatar que cada progreso implica una regresión oculta o un peligro", señala. "Con las redes sociales, la celebridad es más que nunca un caballo loco que va en todas las direcciones y que puede darte y quitarte todo en cuestión de segundos".

Lo más