También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Italia desafía a Malta al reclamar que se ocupe del barco con 629 inmigrantes

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

El nuevo ministro de Interior italiano y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salviniha desafiado este domingo a las autoridades de Malta al reclamarles que abran los puertos al barco "Aquarius" de la ONG francesa Sos Méditerranée con 629 inmigrantes a bordo, tras rechazar su desembarco en Italia.

Salvini comenzó con esta toma de posiciones su anunciada "mano dura" contra la inmigración y sobre todo contra el comportamiento de algunos países, como Malta, que se niegan a acoger a los inmigrantes.

No es la primera vez que Italia rechaza dar un puerto a una ONG para desembarcar inmigrantes, como ocurrió con la española Open Arms, que pasó varios días esperando un puerto para atracar y tuvieron que movilizarse incluso las autoridades españolas para que se diese autorización, como se lee en documentos judiciales.

La pasada semana, la ONG alemana Sea Watch pasó 4 días en el mar con 232 inmigrantes a bordo al no permitirle las autoridades maltesas desembarcar en su territorio, y finalmente Italia concedió el atraque en el puerto de Reggio Calabria (sur).

Pero Salvini prometió que esto no volvería a pasar y hoy lo cumplió, por el momento.

En un comunicado conjunto con el ministro de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli (del Movimiento 5 Estrellas), ambos explicaron que la central operativa de la Guardia Costera italiana escribió hoy "reiteradamente a las autoridades de La Valeta para que, por primera vez desde hace mucho tiempo, Malta asumiera sus responsabilidades".

"Es nuestra intención que responda oficialmente a nuestra petición de apertura de sus puertos para poner a salvo a cientos de náufragos presentes en el 'Aquarius'", reza la nota.

Denunciaron que Malta "no puede continuar mirando para otro lado cuando se trata de respetar precisas convenciones internacionales en materia de salvaguardia de la vida humana y de cooperación entre Estados".

"El Mediterráneo es el mar de todos los países con salida a él y ni se puede imaginar que Italia continúe afrontando este fenómeno gigantesco sola. Por ello, pedimos al Gobierno de La Valeta que acoja al 'Aquarius' para un primer auxilio a los inmigrantes de a bordo", agregan.

El comunicado de los dos ministros asegura que Italia "continuará salvando vidas humanas, mientras otros se equivocan".

Por el momento, la única respuesta fue del Ministerio del Interior maltés, que subrayó en una nota que "el rescate del barco de la ONG 'Aquarius' se realizó en la Zona Libia de Búsqueda y Rescate y fue coordinado por el Centro de Coordinación de Rescate (RCC) de Roma".

Y por tanto, "el RCC de Malta en este caso no es competente, ni coordinador".

Tonos más duros los usó Salvini en sus redes sociales cuando afirmó que "desde hoy Italia comienza a decir 'no' al tráfico de seres humanos" y la inmigración ilegal.

"En el Mediterráneo existen barcos con bandera de Holanda, España, Gibraltar y Gran Bretaña. Hay ONG alemanas, españolas, y Malta no acoge a nadie, Francia las rechaza en la frontera y España defiende sus fronteras con las armas, es decir que toda Europa se preocupa de sus intereses", escribió Salvini.

Mientras tanto, el barco de Sos Méditerranée se encuentra a 43 millas de Malta y comunicó que por el momento solo sabe que "las autoridades SAR (de las operaciones de búsqueda y rescate) maltesas han sido contactadas por las autoridades SAR italianas para que se encuentre la solución mejor para el bienestar y la seguridad de las 629 personas que se encuentran a bordo".

En el "Aquarius" navegan en estos momentos 629 inmigrantes, incluidos 123 menores no acompañados, 11 de ellos niños pequeños, y siete mujeres embarazadas, rescatados en la jornada de ayer.

La pregunta ahora es sí Italia puede cerrar sus puertos y negarse a acoger a los inmigrantes.

Los tratados internacionales firmados por Italia, como el Convenio internacional sobre búsqueda y salvamento marítimos (Convenio SAR), que entró en vigor en 1985, divide el Mediterráneo en zonas por países y obliga a estos a ocuparse del rescate y de dar a las personas un "safety place", es decir un puerto seguro en el que desembarcar.

Lo más visto