También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Un niño de 6 años consuela a su hermana antes de morir por un tumor cerebral

La fotografía ha emocionado a miles de usuarios de las redes sociales. "Un niño pequeño no debería tener que despedirse de su compañera de juegos, su mejor amiga, su hermanita", lamenta el padre de los niños.

Un niño de 6 años consuela a su hermana antes...
 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

El tumor que padecía Addy era un Glioma pontino intrínseco difuso (GPID). Esto es una forma muy agresiva de cáncer que se presenta en niños de entre cinco y nueve años. Ella fue una de las pacientes más jóvenes, ya que la diagnosticaron a la temprana edad de dos años.

El GPID se encuentra en la base del cerebro y la parte superior de la columna vertebral y afecta al corazón, la respiración, la deglución, la vista, el sueño, la presión arterial y el equilibrio. Entre los primeros síntomas se encuentra dificultad para caminar, movimientos extraños de las extremidades y problemas de equilibrio.

Fueron estos primeros síntomas los que alertaron a sus padres, Matt y Chandra, que algo no estaba bien con su hija en 2016. Al principio les pareció que caminaba de forma “divertida”, pero luego acudieron al médico, que les dio la terrible noticia.

“Una de sus piernas se balanceaba de forma extraña, por lo que pensaron que podría tratarse de un problema ortopédico. Cuando los médicos descubrieron el GPID les dijeron que disfrutaran el tiempo con ella, porque se iba a morir. Tras las 33 sesiones de radioterapia, los doctores nos dijeron que el tumor volvería y que cuando lo hiciera no habría nada que pudiéramos hacer al respecto”, explica Ann Sooter, la abuela de Addy, a Daily Mail.

El DIPG es un tumor cerebral altamente agresivo y difícil de tratar que se encuentra en la base del cerebro. Addy, como la llamaban en casa, pasó por 33 rondas de radiación y viajó a México con la esperanza de que un tratamiento experimental pudiera funcionar, pero el tumor continuó creciendo.

En la foto que se ha vuelto viral, aparece Jackson, el hermano mayor de seis años de Addy, acariciándole la cabeza y dándole la mano a la niña mientras ésta yace en una cama de hospital.

Un niño pequeño no debería tener que despedirse de su compañera. Su compañera de juegos, su mejor amiga, su hermanita. No debería ser así, pero este es el mundo roto en el que vivimos”,  escribió Sooter en la página de Facebook de la familia. Según publica Fox News, Addy murió el 3 de junio, solo unas horas después de la emotiva foto.

El pasado dos de junio, su padre contó en Facebook que la niña no podía tragar, ni comer nada. Al día siguiente falleció. Sus padres animan a realizar donaciones a la Fundación Michael Mosier Defeat GPID, al Hospital Infantil de Arkansas o a las Casas de Caridad de Ronald McDonald también de Arkansas.

Lo más visto