También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TRIBUNALES ASESINATO

Jurado ve culpable acusado en primera petición de prisión permanente Canarias

Un jurado ha considerado hoy culpable a un joven de Santander de la muerte a golpes y puñaladas del abuelo de su exnovia en Tenerife, y sostiene que actuó con frialdad en un caso para el que la Fiscalía pide por primera vez en Canarias la prisión permanente revisable.

  • Agencia EFE

Un jurado ha considerado hoy culpable a un joven de Santander de la muerte a golpes y puñaladas del abuelo de su exnovia en Tenerife, y sostiene que actuó con frialdad en un caso para el que la Fiscalía pide por primera vez en Canarias la prisión permanente revisable.

Con la lectura del veredicto del jurado, que ha sido aprobado por unanimidad, ha concluido hoy el juicio en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife contra Sergio D.G. por la muerte de Salvador Valentín L.G., el 14 de enero de 2016 en Icod de los Vinos (Tenerife), que era el abuelo de su expareja.

Al término de la exposición del jurado la representante del Ministerio Fiscal ha insistido en que al acusado se le imponga una pena de prisión permanente revisable con un mínimo efectivo de 25 años y una indemnización de 400.000 euros para los familiares de la víctima para resarcir el daño moral sufrido.

Con dicha suma ha estado de acuerdo el abogado de la acusación, quien además ha solicitado para el acusado la prohibición de comunicarse y de acercarse a los familiares de Salvador L.G.

El abogado defensor de Sergio D.G. ha indicado en su intervención que tiene la intención de recurrir la sentencia que se dicte en este caso.

El jurado, que se ha pronunciado en contra de que a Sergio D.G. le pueda ser concedido un indulto, considera probado que el 14 de enero de 2016 el joven, de 21 años y residente en Santander, fue visto por tres vecinas de Salvador L.G., de 67 años, en las inmediaciones de la casa de éste y observaron cómo llamaba a su puerta.

Posteriormente oyeron un golpe muy fuerte seguido de otro en la casa, como si se hubiera roto algo, pero no oyeron grito alguno, aunque sí notaron que se movían las persianas,

El jurado considera probado entre otros hechos que el anciano recibió al menos 30 puñaladas, según detalla el informe forense, y heridas menos graves que se produjeron en primer lugar, y las más graves en abdomen, tórax y cara, provocadas con objetos punzantes, se hicieron con posterioridad.

"La víctima se encontraba viva cuando comenzó la agresión", según el relato del jurado, y Sergio D.G. se había asegurado previamente de que ese día Salvador iba a estar solo en su casa, lo que aprovechó para atacarle.

El joven había consultado previamente en internet cómo efectuar puñaladas certeras y utilizó para los hechos un cuchillo que no coincide con el menaje de la casa de Salvador, un palo de bambú, una figura de porcelana de un perro, un cenicero de coral y un vaso, que se rompió, y todos ellos conservaban restos orgánicos de la víctima.

En los hechos probados se encuentra el de que Sergio D.G. tiró al suelo al anciano, que quedó boca arriba y sin posibilidad de defensa, y según el informe forense la primera herida que se produjo fue el traumatismo cráneo-encefálico resultante de esta acción.

La causa de la muerte fue una pérdida masiva de sangre y el jurado ve probado que el acusado conocía la discapacidad que sufría Salvador tras padecer un ictus porque había estado en su casa en repetidas ocasiones, y era sabedor de que la enfermedad le había provocado enormes limitaciones.

Por el contrario el jurado considera que no se ha probado, tal y como solicitaba la defensa, que el acusado sufriese patologías significativas ni trastornos psiquiátricos relevantes en el momento de los hechos, que no realizó como consecuencia de un suceso emocional patológico ni una pérdida de control o de distorsión de la realidad.

El jurado subraya que el acusado conservaba su capacidad ejecutiva y volitiva y no encuentra hecho alguno que indique que sufriese un trastorno explosivo de la personalidad.

Así mismo, el jurado destaca que su adicción a los videojuegos no justifica ninguna patología, pues su actuación previa a la muerte de Salvador fue planificada, como demuestra el que recogiese los objetos utilizados para el crimen y los tirase, en un ejemplo más de su conducta "racional".

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado