También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ALEX RIGOLA (Entrevista)

Alex Rigola: Uno tiene que ser consecuente y serlo brutalmente

Concha Barrigós.

  • Agencia EFE

Concha Barrigós.

Alex Rigola vuelve desde hoy a los Teatros del Canal, que dejó de dirigir en protesta por la actuación policial el 1 de octubre en Cataluña, con un poema de Pasolini que, en parte, resume su esencia vital: "Uno tiene que ser consecuente y serlo brutalmente con sus palabras y pensamiento", asegura.

Dimitió el 3 de octubre como director de esos teatros de la Comunidad de Madrid cuando llevaba poco más de un año al frente, un "pequeño acto a lo bonzo" que, según explicaba en un comunicado, se debía a su "tristeza" por "la brutal violencia ejercida a los ciudadanos catalanes".

Ya desde el pasado mes de noviembre, ha asegurado hoy Rigola (Barcelona, 1968) en una entrevista con EFE, "no cobra" de esa entidad: "Estoy fuera del teatro desde ese mes. Dejé una serie de espectáculos a disposición de Natalia -Natalia Álvarez Simó, la codirectora-, y ella programará lo que considere", detalla.

"Una cosa es un cargo y otra muy diferente ser director de escena, a lo que no renunciaré nunca. Quiero parar en la labor de ser director de equipamientos y quedarme en la parte artística, que me permita elaborar los proyectos que me gustan", subraya Rigola, que fue director de 2010 a 2016 de la sección de teatro de la Bienal de Venecia y del Lliure entre 2003 y 2011.

El director y dramaturgo prefiere no entrar en lo que ocurre en Cataluña porque cree que la situación requiere "un análisis largo y profundo", aunque precisa que está faltando "destreza".

Se considera una "rara avis" que no intenta gustar a todo el mundo sino "estar confortable" con él mismo y con las obras que decide poner en pie: "A lo mejor son proyectos no tan populares, pero me satisface mucho más".

Sobre "Who is me. Pasolini", que se representa dentro de una caja de las que sirven para transportar obras de arte y en la que solo caben 30 espectadores y un actor, el argentino Gonzalo Cunill, Rigola explica que está inspirada en un poema del cineasta italiano que se encontró en su casa después de su asesinato.

Es un poema escrito en el 67 o 68 en donde el escritor inventa una conversación con un crítico de cine norteamericano y reflexiona sobre su vida familiar y su obra.

"Estamos ante un Pasolini que ya pasa de los 40 y que hace también un repaso de lo que ha hecho y de alguna forma quiere hacer. Está escrito de forma poética, pero con una gran contundencia. Queríamos un espacio en el que proteger las palabras, que se dijeran en las condiciones exactas que queríamos, y proteger la obra de arte, que es casi de una forma religiosa".

Al principio pensaron que el actor debía ser "un doble" físico de Pasolini, pero "no hizo falta porque el espectador se da cuenta a los dos o tres minutos de que el que habla es él".

Para Rigola este poema de Pasolini es "de lo más interesante" que creó el director de "Teorema", incluidas sus películas: "Habla de su periodo como literato y del abandono de la literatura para dedicarse al cine. Uno tiene que ser consecuente y serlo brutalmente con sus palabras y pensamiento", afirma.

Pasolini (1922-1975) es, dice, "un personaje contradictorio y eso hace que sea revolucionario, convulso. Cree en Dios y es comunista, defiende a la policía frente a los estudiantes del 68... Siempre creando polémica, tanto que tuvo que enfrentarse a 33 juicios por sus opiniones".

"Ahora me lo imagino en prisión. No era violento pero estaba de acuerdo con la revolución. Cuando vemos que a un pobre rapero se le condena a años de cárcel, pienso que hacen falta muchos Pasolini", compara.

El espectáculo que hoy estrena en Madrid, y que ya ha pasado en su año y media de vida por Barcelona, Girona, Sevilla y París, entre otras ciudades, es "de una sencillez absoluta y de una gran complejidad; un gozo escuchar al actor y ver a la vez a Pasolini en vivo", promete.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado