También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Susana Díaz será su sucesora

La dimisión de Griñán: la "erosión" de los ERE y propiciar el relevo generacional.

José Antonio Griñán, ha hecho efectiva su renuncia a la presidencia de la Junta de Andalucía, tras quince meses en el cargo.
Susana Díaz la sucesora de José Antonio Griñán.EFE
Susana Díaz la sucesora de José Antonio Griñán.EFE

 En su última comparecencia ante los medios de comunicación como presidente tras presidir su último Consejo de Gobierno, Griñán, de 67 años, ha afirmado que con su dimisión no asume responsabilidades por los ERE -que suma 116 imputados, entre ellos ex altos cargos de la Junta-, sino que da un paso "para propiciar un cambio generacional y para sacar a Andalucía y a la Presidencia de la Junta de un debate que es un obstáculo para luchar contra la crisis". Tras reconocer el daño "personal y familiar" que le han causado "apuntándole directamente" como responsable del fraude, ha asegurado que no contempla la posibilidad de ser imputado en el caso de los ERE "porque no hay ninguna figura delictiva que se me pueda imputar". También ha lamentado que se haya puesto de "forma injusta el punto de mira en la presidencia de la Junta de Andalucía" por un caso que "ha dañado la imagen" de la administración andaluza y ha sido "una ofensa para muchas personas que pasan privaciones". Otro motivo de peso en su salida, ha sido la necesidad de optar por un cambio generacional y de género en la persona de Susana Díaz, su sucesora, que representa "a la mayoría social que hoy dirige empresas, asociaciones, hospitales o facultades". Ha confesado que, aunque la necesidad del cambio lo confirmaban las encuestas por la desafección ciudadana hacia los políticos, ha habido factores personales, que ha eludido comentar, que "han obligado a acelerar los tiempos" y, por eso, ha afirmado que "no mintió al Parlamento" cuando en su discurso de investidura hace unos quince meses dijo que iba a agotar la legislatura. Además, ha indicado que asumió la presidencia con la idea de "hacer la transición para el cambio, que no sea un lavado de cara sino un cambio de ciclo y un ajuste con los tiempos". Pero el cambio "no lo podía protagonizar yo" por pertenecer a la generación de políticos de la Transición, que "somos inmigrantes en un mundo que ha cambiado y que se desenvuelve con otros parámetros". Por eso, ha apostado por "arriesgarse al principio del cambio" transfiriendo el poder a otras generaciones "que habían perdido oportunidades por la persistencia en el poder de los políticos de la generación nacida en los años cuarenta del pasado siglo". De hecho, en 31 años de autonomía andaluza la comunidad ha tenido cuatro presidentes nacidos entre 1944 y 1947, ha señalado. Para superar esa etapa, ha optado por un cambio generacional que representa la consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, nacida en los años setenta, y además, ha reconocido su "satisfacción personal" de que una mujer por primera vez vaya a ser la presidenta de la Junta. Ha recordado que en la década de los años ochenta, el Gobierno andaluz sólo contó con una consejera y lo fue por dos años. Griñán, que permanecerá como presidente en funciones hasta la investidura de Díaz prevista para el 5 de septiembre, ha aprovechado para expresar su "orgullo por lo que su generación política ha hecho por España y por Andalucía" y por haber pertenecido a los gobiernos socialistas de Felipe González y de Manuel Chaves. Tras su dimisión, Griñán seguirá siendo diputado autonómico, presidente del PSOE y secretario general de los socialistas andaluces, cargos políticos que, en su opinión, justifican que sea senador. Ha presentado su renuncia como un gesto "inédito" en la política española que se reclama, pero luego se considera una "irresponsabilidad" y una "extravagancia" y ha defendido su acta de diputado en el Parlamento andaluz porque "mi escaño es mío". Griñán, que ha calificado como "sólido y fuerte" el pacto de gobierno andaluz entre PSOE e IU, ha negado que se mantenga como diputado para blindarse ante una posible imputación en el caso de los ERE fraudulentos.

Lo más visto