También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Cine en La Linterna

Críticas de los estrenos de cine del 16 de octubre de 2015

Calificación y breve comentario de todos los estrenos de cine de esta semana.
MARTE (The Martian)
MARTE (The Martian)
  • cope.es
  • cope.es

MARTE (The Martian) *** (7)

FICHA TÉCNICA
Director: Ridley Scott. Intérpretes: Matt Damon, Jessica Chastain, Kate Mara, Kristen Wiig, Sebastian Stan, Michael Peña, Sean Bean, Chiwetel Ejiofor, Jeff Daniels. Guion: Drew Goddard, basado en la novela de Andy Weir. Ciencia-ficción. 142 min. Jóvenes.

2035. Misión tripulada a Marte Ares III. Después de una terrible tormenta de arena, el astronauta y botánico Mark Watney (Matt Damon) es dado por muerto y abandonado por la Comandante Melissa Lewis (Jessica Chastain) y el resto de la tripulación (Kate Mara, Aksel Hennie, Sebastian Stan y Michael Peña), que escapan in extremis del planeta rojo. Pero, en realidad, Watney ha sobrevivido, y se encuentra atrapado y solo en ese lugar hostil. Con escasos suministros, el astronauta recurrirá a su ingenio y a su instinto de supervivencia para mantenerse con vida e intentar comunicarse con la Tierra o con el Ares III.


En su nuevo largometraje, el veterano cineasta inglés Ridley Scott abandona la pomposa solemnidad de ‘Prometheus’, la irritante frivolidad de ‘El consejero’ y la aparatosa superficialidad de ‘Exodus: Dioses y reyes’, y retorna sin aspavientos a la ciencia-ficción comercial, género al que ha aportado títulos tan importantes como ‘Alien, el octavo pasajero’ o ‘Blade Runner’. Esta adaptación de la novela de Andy Weir —convertida en guion por Drew Goddard— no alcanza la rotundidad fílmica ni la intensidad dramática de esos grandes filmes, ni tampoco de ‘Gravity’ o ‘Interstellar’, con los que comparte varios elementos narrativos y un cierto tono existencial. Aquí es todo más ligero, hasta en la selección de canciones setenteras que completan la partitura original del inglés Harry Gregson-Williams.


En cualquier caso, Scott ofrece un espectáculo audiovisual impactante, entretenido, angustioso y conmovedor, en el que se lucen todos los actores —especialmente Matt Damon— y cada uno de los componentes del magnífico equipo técnico. Además, esta vez, Scott despliega una pirotecnia con alma, que se enriquece y potencia con diversos conflictos dramáticos sencillos, pero interesantes, suficientemente profundos, con cierta apertura a la trascendencia y oxigenados con acertados golpes de humor. J. J. M.








LA CUMBRE ESCARLATA (Crimson Peak) ** (5,5)

FICHA TÉCNICA
Director: Guillermo del Toro. Intérpretes: Mia Wasikowska, Charlie Hunnam, Jessica Chastain, Tom Hiddleston. Guion: Guillermo del Toro, Matthew Robbins y Lucinda Coxon. Terror. 119 min. Jóvenes-adultos.


Como casi siempre, en esta su nueva película, Guillermo del Toro (‘Cronos’, ‘Mimic’, ‘El espinazo del diablo’, ‘Blade II’, ‘Hellboy’, ‘El laberinto del fauno’, ‘Hellboy II. El ejército dorado’, ‘Pacific Rim’) introduce cuatro o cinco escenas de siniestro terror telúrico, al estilo de los escritores estadounidenses Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft. Pero, en realidad, esta vez el cineasta mexicano ha intentado más bien imitar el terror gótico del californiano Tim Burton, sobre todo en películas como ‘Eduardo Manostijeras’, ‘Sleepy Hollow’, ‘Sweeney Todd’ o ‘Sombras tenebrosas’.


Nueva York, a principios del siglo XX. Hija de un rico constructor, Edith Cushing (Mia Wasikowska) es una joven escritora que intenta publicar su primera novela, una historia de fantasmas que resulta superficial a todos los editores. Un día, Edith se enamora de un apuesto y misterioso noble inglés, Sir Thomas Sharp (Tom Hiddleston), cliente de su padre, que ha llegado a la ciudad, con su hermana Lucille Sharp (Jessica Chastain), en busca de financiación para sus inventos y negocios. Cuando el padre de la joven muere en extrañas circunstancias, Thomas convence a Edith para que le acompañe a su lujosa mansión familiar, Allerdalle Hall, un enorme y ruinoso edificio de estilo gótico, perdido en las montañas de Cumbria, al noroeste de Inglaterra. Desde hace siglos, llaman a ese siniestro lugar La cumbre escarlata, pues, en invierno, la roja arcilla de su subsuelo tiñe la nieve de color sangre.


Del Toro consigue resultados excelentes en lo referente a planificación, ambientación, fotografía, vestuario, efectos visuales… Pero esas cualidades formales no logran insuflar vida e intensidad a un guion convencional y epidérmico, cuyos principales elementos narrativos —terroríficos, melodramáticos, de humor negro…— ya han sido desplegados mil veces por otros cineastas, y con resultados mucho mejores; además sin necesidad de recurrir —como sí hace Guillermo del Toro— a la sanguinolencia gore, ni al histrionismo interpretativo, ni a un bobo exhibicionismo sexual, que rompen el elegante tono general del relato. En fin, una fallida superproducción de terror gótico, memorable por fuera y olvidable por dentro. J. J. M.






SLOW WEST *** (7)

FICHA TÉCNICA
Director y guionista: John Maclean. Intérpretes: Kodi Smit-McPhee, Michael Fassbender, Ben Mendelsohn, Caren Pistorius, Rory McCann. Western. 84 min. Jóvenes-adultos.

1870. Al salvaje Oeste americano llega Jay Cavendish (Kodi Smit-McPhee), un jovencísimo e ingenuo aristócrata escocés, que busca a la mujer que ama, Rose Ross (Caren Pistorius). Su camino se cruza con el de un misterioso y tramposo forajido, Silas Selleck (Michael Fassbender), que se ofrece a acompañarle en su aventura. Pronto descubrirán que no son los únicos que buscan a Rose.


Desde la paródica banda sonora de Jed Kurzel, todo sorprende en este singular western crepuscular, con el que debuta en el largo el premiado cortometrajista escocés John Maclean, conocido sobre todo como miembro de los grupos de indie-rock The Beta Band (1997-2004) y The Aliens (2005-2008). Aunque adopta un cierto tono de fábula moral, la película ofrece un violento retrato hiperrealista de la conquista del Oeste, cercano a los de Sam Peckinpah, Don Siegel o Clint Eastwood en ‘Sin perdón’. Pero MacLean no se regodea en esa cruda y fatalista sordidez, y la suaviza con contemplativas panorámicas de los bellísimos paisajes neozelandeses donde ha rodado y con los contrapuntos cultos y románticos que introduce con frecuencia el cándido y enamorado protagonista. Este recurso amplía los registros de los magníficos actores y permite su lucimiento, especialmente el de Michael Fassbender, que lleva a cabo una de su mejores interpretaciones.


Queda así un filme con personalidad propia, que consolida la más reciente revitalización del western, iniciada por ‘La propuesta’ (2005), del australiano John Hillcoat, continuada por ‘El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford’ (2007), del australiano nacido en Nueva Zelanda Andrew Dominik, y que seguramente culminará con ‘The Homesman’, la esperada película del texano Tommy Lee Jones. J. J. M.







AMAMA *** (7)

FICHA TÉCNICA
Director y guionista: Asier Altuna. Intérpretes: Iraia Elias, Kandido Uranga, Klara Badiola, Ander Lipus, Manu Uranga, Amparo Badiola, Nagore Aranburu. Drama. 103 min. Jóvenes-adultos.

Tras dirigir unos cuantos cortometrajes, el guipuzcoano Asier Altuna salió bien parado de la divertida comedia ‘Aupa Etxebeste!’ (2005) —que dirigió con Telmo Esnal— y del bello documental ‘Bertsolari’ (2011), ya en solitario. Ahora mantiene un notable nivel en ‘Amama’, intenso melodrama familiar en euskera, cercano a ‘Tasio’ y ‘Loreak’, en el que reflexiona sobre los profundos cambios sociales en el País Vasco a través de la posible extinción de un caserío, la casa rural típica de la zona.


La silenciosa amama (abuela) (Amparo Badiola) contempla el imparable paso del tiempo en el viejo caserío vasco donde el hosco Tomás (Kandido Uranga) y su sacrificada esposa Isabel (Klara Badiola) siguen anclados al pasado, con la esperanza de que les suceda alguno de sus tres hijos. Pero los dos varones (Ander Lipus y Manu Uranga) ya se han buscado la vida más o menos lejos. Y en el caserío sólo queda Amaia (Iraia Elias), una joven artista, rebelde e independiente, que intenta fusionar en su obra el pasado, presente y futuro del País Vasco. Los inevitables choques entre Tomás y su hija harán tambalear la unidad familiar.


Puede cansar tanta voz en off, algún exceso de parsimoniosa contemplación esteticista, algún inserto onírico reiterativo, insustancial o panteísta, y alguna interpretación demasiado inexpresiva. Pero también son innegables la eficacia hipnótica de la esmerada puesta en escena de Altuna, la poderosísima presencia silenciosa y simbólica de la fotogénica amama Amparo Badiola y el intenso duelo interpretativo entre Iraia Elias —todo un descubrimiento— y el petreo Kandido Uranga, tan eficaz como siempre, sobre todo cuando su personaje comienza a desvelar su profunda humanidad a través del cariño paternal, el arrepentimiento y el perdón. Todo ello, expuesto sin demasiadas deformaciones ideológicas, respetuoso hacia el catolicismo de la abuela —aunque más cercano al neopaganismo ecológico de moda— y con un alto nivel de emotividad. J. J. M.




LOS MIÉRCOLES NO EXISTEN** (4,5)

FICHA TÉCNICA
Director y guionista: Peris Romano. Intérpretes: Eduardo Noriega, Inma Cuesta, Alexandra Jiménez, William Miller, Gorka Otxoa, Andrea Duro, María León. Comedia. 125 min. Adultos.


Patricia (María León) sale con César, pero él no ha podido olvidar a Mara (Inma Cuesta), su novia de toda la vida, que le dejó justo después de pedirle que se casara con él. Hace ya unos meses de esto, pero aún no se ha recuperado. Su mejor amigo, Hugo (William Miller), está decidido a animarlo, y una noche de fiesta conocen a Paula (Andrea Duro), la hermana pequeña de Irene (Alexandra Jiménez), un antiguo ligue de Hugo y la mujer de Pablo (Eduardo Noriega). Acabaron juntos tras la despedida de soltera de ella, y nunca más han vuelto a verse. A Pablo le han despedido. Lo mejor del día ha sido sin duda que ha conocido a Mara y han intercambiado teléfonos. Podría ser el comienzo de algo, si no fuera porque Pablo ya está casado con Irene.


Esta es la sinopsis más o menos oficial de este enredo tragicómico de amores y desamores, mentiras y confusiones, desarrolladas a lo largo de cinco años, con interludios musicales al estilo de ‘Al otro lado de la cama’ y ‘Los 2 lados de la cama’, ambas de Emilio Martínez Lázaro. Con él debuta en solitario el madrileño Peris Romano, que hace siete años dirigió con Rodrigo Sogoroyen ‘8 citas’ —otra dramedia sobre el amor y el sexo—, para dedicarse luego a la realización de diversas series televisivas. Este su primer filme en solitario se basa en la exitosa obra teatral homónima —con más de tres años en cartel y casi 100.000 espectadores—, en la que Romano convirtió un guion cinematográfico que no consiguió financiar.


Precisamente su estilo visual demasiado televisivo y la excesiva teatralidad de las interpretaciones son dos de los lastres de este filme más o menos fresco y a ratos divertido, pero con una perspectiva antropológica muy pobre, sobre todo en su perpleja visión del amor, el sexo, la maternidad y la paternidad, expresada a menudo con grosera crudeza. Las cancioncillas disimulan un poco esas graves limitaciones, así como la falta de ritmo de numerosas situaciones menos graciosas de lo esperado. En todo caso, no levantan suficientemente el vuelo de una comedia prescindible, que aporta más bien poco al género. J. J. M.






EL REY DE LA HABANA * (3)

FICHA TÉCNICA
Director: Agustí Villaronga. Intérpretes: Maikol David Tortolo, Yordanka Ariosa, Héctor Medina, Ileana Wilson, Chanel Terrero, Jazz Vila. Guion: Agustí Villaronga, basado en la novela de Pedro Juan Gutiérrez. Melodrama. 125 min. Adultos.


La Habana, a finales de los años 90 del siglo pasado. Tras fugarse de un correccional juvenil, Reinaldo (Maikol David Tortolo) trata de sobrevivir en la depauperada capital cubana. El joven deambula hambriento por las abigarradas calles y sale adelante robando lo que pilla, hasta que conoce a la prostituta Magda (Yordanka Ariosa) y al transexual Yunisleidy (Héctor Medina), también supervivientes como él. Entre los brazos de una y de la otra, intentará evadirse de la miseria material y moral que le rodea.


No sé si la novela del cubano Pedro Juan Gutiérrez es así de mala; pero, desde luego, la adaptación fílmica que ha dirigido y escrito el mallorquín Agustí Villaronga (‘Tras el cristal’, ‘El niño de la luna’, ‘99.9’, ‘El mar’, ‘Pa negre’) es una de las peores películas españolas de la última década. Se trata de un culebrón desatado, sin pies ni cabeza, ni ritmo de ningún tipo, que se detona en una secuencia inicial ridícula, de vergüenza ajena, y que después sólo ofrece interpretaciones histriónicas, acumulación de morbosas secuencias sexuales, casi pornográficas (y sin casi), y un desolador nihilismo, que acaba imponiéndose sobre la hedonista alegría de vivir de los personajes. Y nada más: ni verdadera crítica social, ni una ligera reflexión moral, ni un contrapunto de humor digno de ese nombre. Así que le queda grande el Premio a la mejor actriz (Yordanka Ariosa) que recibió en el Festival de San Sebastián 2015. J. J. M.




EL NUEVO TESTAMENTO (Le tout nouveau testament) * (3)

FICHA TÉCNICA
Director: Jaco Van Dormael. Intérpretes: Benoît Poelvoorde, Yolande Moreau, Catherine Deneuve, Pili Groyne, Emylie Buxin, Cyril Perrin. Guion: Thomas Gunzig y Jaco Van Dormael. Comedia. 113 min. Adultos.

Dios (Benoît Poelvoorde) existe y vive en Bruselas. Es un tipo sucio, tiránico y violento, que maltrata a su resignada esposa (Yolande Moreau) —casi fronteriza— y a su hija pequeña Ea (Pili Groyne), tan rebelde como su hermano mayor, Jesús (David Murgia), que huyó de casa hace años y acabó mal. Dios disfruta haciendo sufrir a los hombres, de modo que les impone absurdas leyes y les envía todo tipo de desastres y desgracias. Hasta que Ea se rebela, envía a todos los seres humanos la fecha de su fallecimiento y se mezcla con ellos. Su objetivo es elegir seis nuevos apóstoles, que se añadan a los doce que eligió su hermano Jesús y con los que pueda escribir un novísimo testamento para un nuevo mundo. Para ello, buscará entre los más desheredados y perseguidos.


Sobre este estúpido (y ofensivo) planteamiento se asienta la nueva película del irregular y poco prolífico cineasta belga Jaco Van Dormael (‘Totó, el héroe’, ‘El octavo día’, ‘Las vidas posibles de Mr. Nobody’), al que le gustan los cuentos morales de tono descarnado y a medio camino entre el hiperrealismo sucio y el surrealismo mágico. Aquí repite la fórmula, con algún que otro acierto formal, pero con paupérrimos resultados narrativos, dramáticos y cómicos. La supuesta irreverencia del guion carece totalmente de gracia, y se limita a dosificar los tópicos negativos más toscos sobre la “cruel” providencia divina que “coarta” la libertad humana, cuya única finalidad sería la satisfacción de los instintos más básicos y carnales, con la ideología de género como punto de referencia y con desagradables escalas en el voyerismo y la zoofilia.


Una memez, por tanto, con cierto vuelo visual, pero irritante por sus histéricas interpretaciones, por su cutre superficialidad respecto a la religión y por su desprecio relativista de la naturaleza humana, con todas sus grandezas y miserias. Aquí no hay verdaderos personajes de carne y hueso, sino monigotes y títeres movidos por las torpes manos de un supuesto experto en agitación y propaganda. J. J. M.

Lo más visto