También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
El firme fue reparado hace tres años

Cedeira ejecuta reparaciones constantes en el pavimento del casco histórico

Los técnicos aseguran que en las obras de reurbanización financiadas con 1,7 millones de los fondos estatales y rematadas en 2010 se utilizaron materiales inadecuados para la circulación rodada que registra la zona.

Tres años después de que rematase la reurbanización de las calles del casco histórico de Cedeira, el Ayuntamiento se ve obligado cada mes a realizar una media de tres intervenciones de dos días de duración para reparar el pavimento, ya que las piedras utilizadas se mueven, levantan, hunden y rompen. Una situación que se repite constante-mente en las calles Real, Ferrol, Cristo, Iglesia y Cuesta. En ellas trabajan los operarios munici-pales –un oficial albañil y un peón– a los que la Concejalía de Obras encarga cada mes este tipo de trabajos, con el consiguiente gasto –de horas de trabajo y coste de materiales-.Según los técnicos consultados por el Ayuntamiento, el problema radica en que el pavimento utilizado en las obras de reurbanización del casco viejo no es el más adecuado para calles con una gran circulación de vehículos, así como que la capa de hormigón sobre la que se realizó el enlosado, en lugares analizados, resulta de escaso espesor, permitiendo que las piedras se muevan y hundan. Las citadas obras se subvencionaron con los fondos estatales de inversión local, concluyendo en febrero de 2010 y con un presupuesto base de licitación superior a los 1,7 millones (más de 290 millones de las antiguas pesetas). Con las mismas se renovaron servicios y el pavimento que ahora obliga a reparaciones constantes. Un pavimento a base de losas de piedra de granito gris mondariz flameado de 60x40 y 10 centímetros de grosor, que sustituyó el firme anterior, de principios de los años 90. Este último, hormigón impreso, cuyo mantenimiento nunca supuso ningún gasto para las arcas municipales durante sus 20 años de vida útil.Hace tres años, con la colocación del nuevo firme y a la vista de la situación actual, se primó la mejora estética en detrimento de la funcionalidad y, sobre todo, no se tuvo en cuenta el importante gasto que supondría para las arcas locales el mantenimiento y conservación del firme, gasto que se mantendrá durante toda la vida útil de la calzada.