También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Oreja para Joao Moura hijo

Andy Cartagena abre la primera Puerta Grande de la feria de Castellón

El rejoneador Andy Cartagena, que cortó una oreja a cada toro de su lote, salió este lunes a hombros en el primer festejo de la Feria de la Magdalena de Castellón, en el que Joao Moura, hijo paseó también un apéndice.
Andy Cartagena durante su actuación este lunes en la plaza...
Andy Cartagena durante su actuación este lunes en la plaza de toros de Castellón. EFE

Castellón, lunes 4 de marzo de 2012. 1ª de Feria. Algo más de media entrada. Toros de "Los Espartales", reglamentariamente despuntados, mansos y parados. El que más "se dejó", el primero. Andy Cartagena, oreja en ambos. Diego Ventura, ovación y palmas. Joao Moura hijo, silencio y oreja. Andy Cartagena se enfrentó en primer lugar a un toro que colaboró en los primeros compases de su lidia, lo que aprovechó el jinete alicantino para lucirse en los galopes de salida y en un vistoso tercio de banderillas. Con el animal venido a menos, Cartagena apostó en las cercanías para conseguir el primer trofeo del festejo. El cuarto tuvo menos movilidad, y aquí se vio un Cartagena vibrante que echó mano de recursos más efectistas como piruetas y otros alardes para calentar los tendidos. Esta vez el efecto fulminante del rejón final fue crucial para cortar otra oreja y salir así por la Puerta Grande. El primero de Ventura apenas quiso pelea. Muy agarrado al piso y sin celo en las acometidas, el astado obligó al rejoneador a poner todo de su parte para tratar de armar una faena que no consiguió tomar vuelo. El quinto fue otro toro remiso a embestir desde que se hizo presente en el ruedo, buscando en todo momento el refugio de las tablas, y nuevamente Ventura se estrelló contra un imposible a pesar de lo que arriesgó. Moura hijo tampoco tuvo oponente propicio en su primer turno, un toro manso y parado con el que el portugués apenas logró interesar a pesar del empeño que puso. El sexto tuvo algo más de brío, y aquí Moura cuajó una faena bajo un fuerte chaparrón, que conectó con los tendidos. Cortó un apéndice.