COPE

Una experta en comunicación no verbal destaca el gesto de Sánchez que refleja su tensión con Aragonés

Eva García, directora del Instituto Español de Sinergología ha analizado en 'Trece al Día' los gestos del encuentro entre los presidentes

Vídeo

Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:19

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonés, se han reunido por primera vez este martes en el Palacio de la Moncloa con el objetivo de sentar las bases de la nueva etapa de diálogo que quieren abrir para solucionar el conflicto catalán. La reunión, que ha durado más de dos horas y media, ha terminado con la confirmación de que la mesa de negociación tendrá lugar la tercera semana del mes de septiembre.

En la rueda de prensa posterior, Aragonés ha recalcado que desde Moncloa se constata que existe un conflicto político y que está mesa será la herramienta con la que espera dar por satisfechos los "dos grandes consensos" que, según el líder de ERC, existen en la sociedad catalana: la amnistía y la autodeterminación.

Pese a esto, Aragonés ha reconocido que las posturas entre los dos presidentes se han mostrado alejadas. También ha querido insistir en que, aunque haya un acuerdo con el Gobierno de España, se debe terminar con lo que él cataloga de "represión", haciendo alusión a los implicados en la organización del 1-O que tienen causas pendientes.

Eva García, directora del Instituto Español de Sinergología ha analizado en 'Trece al Día' los gestos del encuentro entre los presidentes. Pedro Sánchez ha recibido a Pere Aragonés arriba de la escalinata de entrada al Palacio de la Moncloa. García ha remarcado la distancia entre ambos líderes, muy superior a la que ha tenido el presidente en otros encuentros en tiempos de pandemia. "Sánchez da incluso da un pequeño paso atrás que provoca una distancia mayor. Por su parte, Aragonés se queda descentrado y sorprendido, ya que esperaba un choque de puños o algo similar, pero el presidente del gobierno se ha llevado la mano al corazón y no ha establecido ningún contacto físico".

"Llama la atención la distancia y la ausencia total de diálogo de miradas entre ambos. Aragonés se hace autocontactos en la ropa, se nota que está tenso e incómodo. Además corrige la posición varias veces. Hay que tener en cuenta que siempre que tiene periodistas delante no sabe muy bien donde poner las manos", ha comentado la experta.

Después de la foto oficial, los presidentes han pasado a la sala de la Moncloa. Cuando se sientan "se acentúa la tensión". "Ambos están cruzados de piernas formando un semicírculo, lo que indica una voluntad de diálogo. Aragonés apenas habla, tiene los dedos entrecruzados en mucha tensión y apenas parpadea, y se muestra muy concentrado en el entorno. Por su parte, Sánchez está intentando parecer muy cordial. Teatraliza los gestos las manos mientras que las piernas muestran tensión, ya que las tiene cruzadas, una contra la otra. Esto refleja un choque entre lo que quiere mostrar y su realidad interior de tensión", ha concluido García.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

TR3CE En directo

TRECE al día

Con José Luis Pérez e Inma Mansilla

Reproducir
Directo TRECE al día

TRECE al día

Con José Luis Pérez e Inma Mansilla

Ver TRECE