TRECE Al día

TRECE Al día

Con José Luis Pérez y María Ruiz

De lunes a viernes a las 20:30

    Mazagón, el asentamiento de chabolas donde sobreviven tres mil inmigrantes

    Cáritas de Huelva hizo el año pasado un análisis integral de las necesidades de las personas que viven en estos asentamientos. TRECE viaja hasta zona

    Vídeo

     

    Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12 mar 2020

    TRECE se adentra en los asentamientos de Mazagón para conocer la realidad de los migrantes que llegan a trabajar como temporeros de la mano de Cáritas. La existencia de estos asentamientos se remonta a finales de la década de los años 80 del siglo pasado. Se estima que hay más de 3.000 personas viviendo en 28 asentamientos en la provincia de Huelva. En todos se repiten las mismas condiciones: chabolas construidas de palés y plástico. No hay ni electricidad ni agua potable. La basura se acumula a su alrededor.

    Cáritas de Huelva hizo el año pasado un análisis integral de las necesidades de las personas que viven en estos asentamientos señalando el derecho al acceso al agua potable como “la mayor y más urgente de las prioridades”, más allá incluso que el poder contar con una vivienda digna. Más del 70% de estas personas, que son principalmente de origen subsahariano, cuenta con papeles y son contratados legalmente por empresas agrícolas. Otro de los grandes problemas es el acceso a la vivienda. Bien sea por la ausencia de albergues en los que cubrir sus necesidades básicas, o bien por la falta de oferta de viviendas para alquilar.

    En Mazagón, un pueblo costero de Huelva, conocemos el proyecto de Cáritas. Todos los jueves ofrecen servicio de ducha y desayuno a los migrantes que viven en los asentamientos cercanos. Es un proyecto que nació hace 30 años desde la Parroquia Nuestra Señora del Carmen. Hace 10 años llegaron a atender a más de 400 migrantes, ahora estiman que dan servicio a 80.

    Telemakan tiene 28 años y es de Malí. Llegó a España hace ocho meses después de saltar la valla en Melilla. “Fue muy duro vivir en Marruecos, es muy difícil. Ahora vivo e una chabola, no tengo familia, no tengo papeles, vivo de la ayuda de Cáritas”, asegura. Telemakan ha contado con la ayuda de Susana Toscano, trabajadora social de Cáritas. “Esperamos que se arregle su situación, que las personas puedan venir en otras condiciones, que no sean tratados como delincuentes. Muchos de ellos vienen engañados por las mafias, les piden dinero. Llegan a pagar 500 euros por una cama en una habitación compartida”, asegura. 

     Ará también es de Malí. “Llegué a España en patera, 5 días en patera, noche y día. Llegue a Tenerife. Pagué 800€, pero el problema también es nuestro qué pagamos por venir", admite.

    Radio en directo COPE

    Lo más

    En directo