Viernes de la Octava de Pascua: la foto de familia de Jesús con los apóstoles

Jesús se reencuenta, resucitado, con los apóstoles en el lago, una situación que ya ha vivido con ellos, y con la que ellos pueden reconocerlo

Familia unida
Jesús Luis Sacristán

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 26 abr 2019

Hoy, sexto día de la Octava de Pascua, volvemos también la mirada hacia el Resucitado. Siempre es nuestro deber y salvación glorificarte Señor, pero más que nunca en este día, en que Cristo nuestra Pascua ha sido inmolado. La Piedra que desecharon los arquitectos es ahora la Piedra Angular. Es el Señor quien lo ha hecho. Ha sido un milagro patente. Os bendecimos desde la casa del Señor.

Él es Dios y Él nos ilumina. Ordenad una procesión con ramos hasta los ángulos del Altar. Ángeles del Señor bendecid a Dios. Ensalzadlo con himnos por los siglos. Su Majestad sobre el cielo y la tierra, Él acrece el vigor de su pueblo. Cantad al señor un cántico nuevo. Resuene su alabanza en la Asamblea de los fieles.

Que se alegre Israel por su Creador, los hijos de Sión por su Rey. Alabad su nombre con danzas, cantadle con tambores y cítaras, porque el Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes. Gracias se han dadas al Padre que nos pasó a su Reino donde se vive de Amor. Alegría hermanos. Que si hoy nos queremos es que Resucitó.

La muerte ha sido vencida y absorbida en la victoria. Los Apóstoles se encuentran en entredicho por el Sanedrín que les violenta para que no hablen más de la cuenta sobre el Nombre del Señor. Y en el Evangelio se continúa con las diversas apariciones a los Once. En este Pasaje el Resucitado les espera a la otra orilla cuando vuelven sin haber pescado.

Lo más