Volver

Santoral

San Alejandro

Elegido por Dios para mostrar su fortaleza, su vida transcurre entre el II y el III siglo, en medio de un ambiente de serenidad

En la Sagrada Escritura encontramos que antes de formarte en el seno materno te escogí. Y San Pablo, redondeando esto del Antiguo Testamento, destaca cómo el Señor escoge aquello que no cuenta para anular a lo que cuenta. Así le ocurrió a San Alejandro, que conmemoramos hoy. Su vida transcurre entre el II y el III siglo, en medio de un ambiente de serenidad.

Aparentemente, el cristianismo va prendiendo en Asia, hasta el punto de desaparecer, al menos en apariencia, la persecución que se había desencadenado contra la Iglesia. Uno de los difusores principales, es el Obispo de Neocesarea, Gregorio, quien logra, desde su buen hacer y testimonio, que florezcan las comunidades nacientes.

El santoral de hoy, miércoles 12 de agosto

A la muerte del Obispo de Comana, toca elegir sucesor y piden ayuda a Gregorio, para que sea también él quien le imponga las manos. Después de hablar a los fieles, Dios escoge, a través del pueblo creyente a Alejandro, un hombre dedicado a la extracción de carbón. No era precisamente alguien popular, sino más bien desconocido. Pero desde ese momento se fueron conociendo detalles de su vida.

Rico en otros tiempos, tuvo un momento de conversión a semejanza de los Apóstoles, abandonando todos los bienes terrenales, se dedicó a llevar una vida acorde con el Evangelio, aspirando como recomienda el Señor, a tener un tesoro en el Cielo. Este motivo fue suficiente para que la Providencia le señalase como Pastor de su pueblo. Consagrado por Gregorio, su Ministerio Episcopal discurrió desde el espíritu de oración y servicio, corrigiendo los vicios y ayudando a los necesitados con un especial hincapié en los enfermos e impedidos. Muere mártir al recrudecerse la persecución de Decio.