SANTO 28 SEPTIEMBRE

El Santo mártir heredero de la Fe que llevaron los Patronos de la Europa Oriental

San Wenceslao nace en los países eslavos, fue un hombre profundamente espiritual y su vida le llevó al martirio.

Tiempo de lectura: 1’

Siempre la mirada se dirige hacia la Europa Occidental donde San Benito, Santa Edith Stein, Santa Brígida de Suecia, o Santa Catalina de Siena fueron el germen a lo largo de los tipos de la semilla de la Fe. Pero es que esa herencia también se repartió y difundió por toda Europa Oriental. La Iglesia nos propone hoy precisamente a San Wenceslao. 

Su origen familiar muestra que Dios no abandona a su pueblo y que le concede pastores según el corazón, una realidad que se ha venido cumpliendo de generación en generación. Nacido en el año 907 en Bohemia, su santidad de vida, se abrió paso en medio de un hogar donde el padre estaba imbuido en la piedad y la Fe cristiana, mientras que su madre, procedía de unas raíces profundamente paganas. Su abuela Lumidla, también hoy en los altares, quien había sido bautizada por San Metodio, fue la que educó a su nieto en el cristianismo. 

Cuando se hace adulto, Wenceslao accede al Ducado de su país. En su periodo de gobierno, logró firmar la paz y la reconciliación con algunos de sus contrincantes. Muchos no vieron con buenos ojos esta forma de hacer política. Pero es que su Fe no podía estar exenta de la Cruz de Cristo, que le hizo ser signo de contradicción y sufrir multitud de problemas. 

Sin embargo, perseveró en la difusión de la semilla del Evangelio entre todos sus súbditos. Su rectitud en el obrar fue mal mirada por su hermano, que contrató a unos cómplices para eliminarle cuando salía de la Iglesia. Así moría mártir el año 935, siendo venerado pronto como patrono principal de Bohemia.

Religión