Santoral

San José Cafasso, Santo misericordioso

Los Santos siempre vivieron las Obras de Misericordia tanto espirituales como corporales para alcanzar así la Misericordia Divina, como pide el Señor en el Evangelio. Es lo que le sucedió a San José Cafasso cuya memoria hacemos en esta víspera de la Natividad de San Juan Bautista. Coetáneo de San Juan Bosco, ambos nacen en Castellnuovo (Italia). De familia acomodada, allí se forja su Fe y su vocación.

El ambiente de este hombre estuvo impregnado de santidad ya que un sobrino suyo fue San José Alamano, el fundador de la Comunidad de los Padres de la Consolata. Siempre tenía gran espíritu de fervor y oración y era muy caritativo con los necesitados. Cuando ingresa en el Seminario coincide por primera vez con Don Bosco, que procedía de hogar muy humilde y con el quele unió unagran amistad.

Ordenado sacerdote Don Cafasso fue enviado a Turín para perfeccionar estudios en “El Convictorio”. Una vez graduado ejerció como profesor en la Facultad y fue Rector del Seminario. Por sus manos pasaron más de cien nuevos sacerdotes y un puñado de futuros Santos. Un día reparó en los encarcelados que no tenían quien se ocupase de ellos, dedicándose por completo al apostolado penitenciario. Sobre todo confortó a los condenados a la horca, consiguiendo su arrepentimiento y dándoles el perdón de Dios.

Si por algo se caracterizaba es por tener el “Don de Consejo” del Espíritu Santo con la palabra oportunapara todo el que necesitaba ayudaespiritual y humana. Todos se admiraban de las palabras de dulzura que salían de él, así como su sonrisa, a pesar de su frágil estado de salud.Su ministerio fue un apoyo total al carisma salesianohasta el momento final de su vida. San José Cafasso morirá en el año 1860.


dd/mm