SANTO 17 OCTUBRE

San Ignacio de Antioquía, unido a Cristo Pan de Vida

Hoy es San Ignacio de Antioquía.

Tiempo de lectura: 2’

La vida espiritual del cristiano siempre le prepara para enfrentarse a cualquier prueba a causa de su Fe, para fortalecerse. Hoy celebramos a San Ignacio de Antioquía, hombre de gran talla espiritual como intelectual y pastoral. Sucesor de Pedro en el pastoreo de la Iglesia de Antioquia, le toca sufrir uno de los momentos más duros en la persecución a los cristianos bajo el Imperio de Trajano.

Al ser descubierto, es arrestado y conducido a Roma donde morirá mártir a manos de las fieras en el circo. Durante su viaje a la gran urbe, escribirá sus cartas a distintas iglesias. En ellas trata sabiamente de Cristo y de la vida en la Iglesia. También propone las claves acerca de lo que debe de ser el verdadero cristiano. Cuando está a punto de dar la vida y derramar su sangre, escribe a los fieles a los que dirá: “He de ser trigo de Cristo molido por las fieras”.

De esta forma persiste en su firmeza de ser testigo del Reino de los Cielos hasta el final. Incluso llega a pedir a los suyos que nadie le trate de disuadir del camino del derramamiento de sangre porque si las fieras se amansasen, él personalmente las atraería para ser devorado por ellas. Y también, estimula a los demás creyentes a punto de padecer para que lo afronten con oración y fortaleza. Cada una de sus cartas, son de gran talla teológica y literaria, constituyendo un gran patrimonio para el Pueblo de Dios.

En el inicio de ellas comienza saludando desde la etimología de su nombre qu esignifica el que lleva el “Fuego del Amor de Dios”. El martirio de San Ignacio de Antioquía se desarrolla entre los años 108-110. Su nombre se ha incluido en el Canon Romano de la Santa Misa. Es el primero que acuña el término del Papa como Obispo de Roma.


Religión