Boletín

SANTORAL 12 JUNIO

El "fraile gracioso" al que temían los corruptos del siglo XV

San Juan de Sahagún vivió la persecución hasta el final por predicar la Verdad a pesar de todo y de todos, y por hacerlo con sentido del humor

ctv-1p8-juan-sahagun
Jesús Luis Sacristán

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 12 jun 2019

Una de las facetas más importantes en el Evangelio es el desprendimiento y la pobreza que no sólo hacen referencia al dinero material. Cualquier apego a querer adquirir un puesto relevante en la sociedad, incluso aunque fuese algo bueno, si por últimas, lleva a codicia y superioridad que no son sino soberbia enmascarada, hay que desprenderse de ellos. 

Hoy celebramos a San Juan de Sahagún, que cultivó la disponibilidad y la humildad dejando de lado todo aquello que le hubiese catapultado a la fama. Nacido en torno al año 1430, el Obispo de Burgos, Alonso de Cartagena le ordenó sacerdote, haciéndole también su ayudante de cámara. Tras iniciar estudios en Salamanca retorna a sus orígenes para ingresar en los agustinos porque vio con claridad que esa era su vocación consagrada.

Pero, la misma Providencia que le había guiado a un tiempo de estudio y formación, le hace retornar a la ciudad del Tormes para aplicar lo que había reflexionado en forma de oración y acción ministerial. En Alba de Tormes, donde ejerce su ministerio, tiene que encararse con el Duque debido a los abusos de poder de sus vasallos. Su predicación la hace con tal sentido del humor, incluso sus denuncias, que le llaman popularmente “el fraile gracioso”. Pero las cosas no quedaron ahí porque en Ledesma, fue expulsado al denunciar a los colonos por el maltrato que ejercían sobre los súbditos, condenando a las propias esposas de los nobles que vivían inmersas en la más alta ostentación y lujo.

Tantos desprecios hacia un enamorado de la Verdad, que es Cristo. Así, se retira al Convento de San Agustín, donde morirá envenenado por envidia, tras haber encauzado a varias personas al buen camino de la Fe, liberándoles de la esclavitud a la que estaban sometidos a causa del afán de poder y corrupción el año 1479.

Lo más