Así se vive la Semana Santa en el convento donde nació Santa Teresa de Jesús

David Jiménez, prior del convento de La Santa en Ávila, explica cómo viven el confinamiento en Semana Santa

Tiempo de lectura: 2’

En este Jueves Santo nos acercamos al convento dónde nació Santa Teresa de Jesús. Localizado en la ciudad de Ávila y construido a principios del siglo XVII sobre la casa natal de la santa, bajo la advocación de la orden de los carmelitas descalzos.

En ‘Unidos en COPE’ en este día tan señalado, charlamos con su prior David Jiménez que nos explica que no se lleva tan mal el confinamiento en un espacio tan grande. “Estos días aprovechamos para caminar” y más allá de descubrir nuevos rincones, lo que se dan cuenta es de la “cantidad de cosas que hay que arreglar” comenta entre risas.

Este Jueves Santo se vive de manera extraña en el convento, explica.  “Es muy raro no poder celebrar los oficios, aunque seguimos haciéndolos, al igual que los rezos, pero con la iglesia vacía”. El padre Jiménez asegura que “ese gran silencio, ese silencio roto, ayuda interiorizar la muerte de Jesús”. “Queremos que estos días de silencio y dolor nos acerquen a la pasión de Cristo” añade.

Convento de La Santa en Ávila

 Convento de La Santa en Ávila

El prior del convento explica que no tienen noticia de fieles cercanos con coronavirus. “Mucha gente está llamando al convento para preocuparse por nosotros. También llaman pidiendo de manera especial oraciones para que llegue pronto el final de la pandemia”.

El prior del convento de La Santa en Ávila, termina su intervención con un fragmento de esta letrilla que llevaba por registro en su breviario Santa Teresa de Jesús:

Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta. Eleva el pensamiento, al cielo sube, por nada te acongojes, nada te turbe. A Jesucristo sigue con pecho grande, y, venga lo que venga, nada te espante. ¿Ves la gloria del mundo? Es gloria vana; nada tiene de estable, todo se pasa. Aspira a lo celeste, que siempre dura; fiel y rico en promesas, Dios no se muda. Ámala cual merece Bondad inmensa; pero no hay amor fino sin la paciencia. Confianza y fe viva mantenga el alma, que quien cree y espera todo lo alcanza. Del infierno acosado aunque se viere, burlará sus furores quien a Dios tiene. Vénganle desamparos, cruces, desgracias; siendo Dios su tesoro, nada le falta. Id, pues, bienes del mundo; id, dichas vanas, aunque todo lo pierda, Solo Dios basta.

Religión