El secreto esencial para que la tortilla de patatas quede realmente esponjosa y sabrosa

La tortilla de patatas es uno de los platos estrella por excelencia de la gastronomía española

Tiempo de lectura: 2’

La tortilla de patatas es sin duda uno de los platos estrella de la gastronomía española. Las recetas pasan de generación en generación dentro de las familias. Su fácil elaboración hace que sea cocinada por veteranos y noveles en el arte culinario. Basta con unas patatas, huevos, aceite, sal y, si se quiere (hay un debate eterno en torno a este asunto) cebolla.

ctv-bsi-patatas-2


En Aleluya te vamos a mostrar la técnica que emplea esta cocinera franciscana en el programa 'La cocina de las monjas'. Se trata de una ama de casa laica perteneciente a María Consagrada, que ha utilizado la receta de las Madres Concepcionistas para cocinar la tortilla de patatas. Y es que como afirmaba Santa Teresa, en la cocina se puede ser santo porque está el Señor.

Para ello, hace uso de productos sanos y baratos, propia de la cocina de conventos. Como hemos comentado al inicio, los ingredientes empleados son los siguientes: aceite de oliva (a poder ser virgen extra), patatas, huevos y sal. En este caso, las Madres Concepcionistas optan por la cebolla en el plato.








El primer paso: Pochar la cebolla y freír las patatas


El primer paso para elaborar la tortilla es calentar aceite en una sartén para luego añadir, si se quiere, la cebolla, hasta que queden pochas. Debemos vigilar que no se quemen en exceso, ya que altera tanto el sabor como la presentación del plato. Para ello, es mejor que se cocine a fuego medio-bajo.

Mientras tanto, podemos ir cortando en trozos pequeños las patatas. Para cortarlas, se puede realizar sobre una tabla o a mano. La experta cocinera opta por hacerlo a mano, ya que esto propicia que los cortes sean más finos, lo que a la postre facilita su cocinado en la sartén.

Una vez la cebolla haya quedado pocha (no en exceso), añadimos las patatas para freírlas por un periodo de diez minutos a fuego medio-alto. En este momento incluimos la sal. Para que el proceso se haga mejor, es aconsejable tapar la sartén con una tapa.

Pero ojo, una vez tapamos la sartén no debemos olvidarnos de ella, ya que hemos de abrirla al menos dos veces para remover las patatas y la cebolla, evitando así que se quemen. Además, podemos machacar un poco las patatas. Cuanto más fritas queden mejor, ya que de lo contrario quedarían cocidas, perdiendo el sabor sabroso que caracteriza a las tortillas de patatas.


ctv-47t-papatas



Mezclar los huevos con las patatas


Para no perder tiempo, mientras las patatas se fríen podemos empezar a batir los huevos en un plato. Uno de los trucos para que la tortilla quede más esponjosa es añadir un poco de leche. Pero es algo voluntario. Con los huevos y un poco de sal queda muy bien.

Una vez las patatas se han frito, las escurrimos para eliminar el aceite y lo añadimos al plato donde se encuentran los huecos batidos. Removemos bien todo para que se impregnen. A continuación, calentamos en una sartén diferente un poco de aceite para, cuando esté bien caliente, incluir las patatas y los huevos.

Simplemente tenemos que esperar dos o tres minutos para dar la vuelta a la tortilla y estará listo para poder degustarse.



Religión