Los 10 importantes momentos en los que aparece la Virgen María en el Nuevo Testamento

En muchos momentos del Nuevo Testamento, aparece la Virgen María, desde la Anunciación a la Crucifixión y resurreción de Jesucristo

Tiempo de lectura: 4’

La Sagrada Biblia menciona varios momentos significativos en los que la Virgen María adquiere un papel protagonista o importante.  Tanto en los Evangelios, como en los Hechos de los Apóstoles como en el Apocalipsis, la Virgen aparece mencionada en estos libros sagrados. 

Genealogía de Jesucristo

San Mateo, en su Evangelio, habla del linaje de Jesucristo, mencionando a la Madre de Dios (San Mateo, 1-23).  "Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo".

La Anunciación

San Lucas (Lc 1, 26-38), cuenta que Dios envió al arcángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea. Se apareció a María, una joven que estaba desposada con José, descendiente de David. El ángel saludó a la Mujer: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo". Tras el saludo, dijo a la Virgen que iba a quedar encinta. Es el momento en el que la Virgen conoce que va a dar a luz al Hijo de Dios.

Visita a su prima Santa Isabel 

Cuenta San Lucas (Lc 1, 39-45), que, la Virgen María, ya embarazada, visitó a su prima Isabel, sabiendo que también iba a dar a luz a un hijo -aunque parecía imposible-. Cuando se saludaron, el niño (San Juan Bautista) saltó en su seno. Isabel dijo: "Bendita tu entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre". Es el momento en el que jesús conoce a us primo.

Según San Juan Pablo II: "El evangelista, describiendo la salida de María hacia Judea (donde vivía su prima) usa el verbo anístemi, que significa levantarse, ponerse en camino... podemos suponer que Lucas, con esta expresión quiere subrayar el impulso vigoroso que lleva a María, bajo la inspiración del Espíritu Santo, a dar al mundo el Salvador... parece invitar a ver en María a la primera evangelizadora, difundiendo la buena nueva, comenzando los viajes misioneros del Hijo divino".

Nacimiento de Cristo

Durante su gobierno, el emperador Octavio Augusto realizó varios censos. Uno de ellos, coincidió con el nacimiento de Cristo. Poco antes de nacer Jesús, escribió San Lucas (Lc 2, 8-14), que la Virgen María y San José acudieron hasta Belén para empadronarse. De este modo, obedecieron el edicto promulgado por el emperador.

Santa María, que estaba encinta, dió a luz a Jesús en Belén. Unos pastores, que estaban durmiendo, en pleno campo, vieron aparecerse a un ángel, que les anunció que en Belén, ciudad de David, acababa de nacer el Salvador, Cristo, el Señor. Les dijo que acudieran al portal, donde estaba el niño envuelto en pañales, reclinado en un pesebre, junto a sus padres. Acudieron a Belén, y allí adoraron al Niño Jesús. La Virgen María guardaba todo en su corazón. Los pastores se fueron glorificando y alabando a Dios. 

Encuentro en el Templo de Jerusalén

Cuando se cumplieron 40 días del nacimiento de Jesús, explica San Lucas (Lc 2: 22-38)San José y Santa María le llevaron a Jerusalén, para consagrarle en el templo. Los hebreos, conforme a la ley de Moisés, llevaban a su hijo a Jerusalén para presentarlo al Señor, ofreciendo un par de tórtolas o dos palominos. María por tanto, cuando jesús es todavía un bebé, cumple con las tradiciones de su tiempo y de su pueblo.

Jesús con los doctores

Los israelitas acudían a Jerusalén para celebrar la fiesta de Pascua. Según san Lucas (Lc 2,42), en cierta ocasión, Jesús se quedó en el Templo, hablando con los doctores. 

San José y la Virgen, regresando a Nazaret, se dieron cuenta de que Jesús no estaba con ellos. Por ello, regresaron a Jerusalén para buscarle. Cuando le encontraron, la Virgen María le preguntó "Hijo, por qué nos has hecho esto? mira que tu padre y yo, angustiados, te buscábamos". En este pasaje podemos ver a una madre que se preocupa por su hijo, y a un Hijo que ya daba las primeras sñales de ser quien era.

Las Bodas de Caná

Antes de comenzar su vida pública (Jn 2, 1-2), Jesús y la Virgen María fueron a Caná, invitados a unas bodas. Comenzaba a escasear el vino, algo considerado como vergonzoso en esa época. Por ello, en cuanto María se enteró, como buena madre, le pidió a su Hijo que ayudara a los anfitriones. Jesús le respondió "Mujer ¿Por qué me estás diciendo esto a mí"?, pues aún no era el tiempo en que se iba a revelar. Pero obró un gran milagro, convirtiendo el agua en vino. Ayudó mucho a los anfitriones, pues los invitados pensaron que habían dejado el mejor vino para el final. **Papel de la Virgen como la que provoca el primer milagro de Jesús en sociedad** 

Santa María Madre de Dios

San Marcos cuenta en el Evangelio (Mc 3, 31-35) que un día le dijeron a Jesús que su madre y sus hermanos (primos en el antiguo Israel), estaban esperándole. Él dijo que, quien cumple la voluntad de Dios, es su hermano, su hermana y su madre. 

Santa María acompañando a Jesús a la cruz

Caminando al monte Gólgota, donde Jesús fue crucificado, la Virgen María vivió sus momentos más dolorosos. Siguiendo a Jesucristo, cuentan los evangelistas, se encontró con Él. Sus miradas se cruzaron. Ella lo comprendió, sabe que es su madre, pero también hija suya. Le vió sufrir, por todos los hombres, mientras que ella también sufrió. Recordó que una espada iba a traspasarla, comprendiendo a lo que Simeón se refería cuando nació su Hijo.

Ya en la cruz, Jesús le dijo a su Madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo, hijo, ahí tienes a tu madre (Jn 19, 26-27). Desde aquella hora, afirma el apóstol, el discípulo la recibió en su casa. Por ello, la Virgen María también es Madre de todos los cristianos. En Éfeso, actual Turquía, se conserva una casa considerada como "De la Virgen María". Cuenta la tradición que el Apostol San Juan vivió con la Virgen, después de la crucifixión de Cristo, huyendo de la persecución de Jerusalén.

Cuando Jesucristo ya estaba muerto, le bajaron de la cruz y se lo entregaron a su Madre (Jn 19, 38). Fue enterrado en un terreno que tenía José de Arimatea. Se trata de un discípulo de Jesús. Era seguidor suyo, aunque no lo decía publicamente por miedo a los hebreos. Pidió a Poncio Pilatos, gobernador romano, el cuerpo de Jesús. Junto a Nicodemo, que también era seguidor de Jesús, enterró el cuerpo de Jesús en un sepulcro nuevo.

Santa María durante los últimos libros del Nuevo Testamento

Pero, la vida de la Virgen María no terminó con el Evangelio de San Juan. Según los Hechos de los Apóstoles, los discípulos de Jesús perseveraban unánimes en la oración: "Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos" (Hechos de los Apóstoles: 1, 12-14). Como en la Anunciación, la Virgen recibió al Espíritu Santo, perseverando en la misión que tiene en la historia de salvación. 

Santa María es Madre de Dios y Madre de la IglesiaTrabaja para ayudar a los cristianos, continuando con la obra de Jesús. Colabora en la difusión de la Palabra, en la ayuda a los más necesitados.

Pero de la Virgen también se habla en el Apocalipsis (Ap: 12, 1 y siguientes), como una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de 12 estrellas sobre su cabeza), como protectora de los cristianos y ayudando al triunfo de Cristo. 

Relacionados

Religión