MISA POR LOS MIGRANTES, EN ROMA

Francisco invita a orar y acoger a los migrantes y que ellos hagan lo mismo con quienes les reciben

A las 10 en punto de la mañana el Papa Francisco ha celebrado la Santa Misa en el marco de esta Jornada por los migrantes y refugiados. En la 104 Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, destacó que el Señor nos invita hoy al encuentro, al respeto mutuo y a rezar los unos por los otros: «la invitación es para todos – para el que recibe y el que llega - y es oportunidad para el encuentro personal con Jesucristo».

Pope Francis leads a special mass to mark International Migrants Day in Saint Peters Basilica at the Vatican

Pope Francis leads a special mass to mark International Migrants Day in Saint Peter's Basilica at the Vatican January 14, 2018.   REUTERS/Max Rossi MAX ROSSI

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 11:05

El Obispo de Roma empezó su homilía, en la Santa Misa, en la Basílica de San Pedro, dirigiéndose a sus invitados especiales. Estaban representados 49 países, de procedencia de los migrantes y refugiados, que acudieron con sus banderas respectivas, sus trajes, cantos y música tradicionales.

Durante su alocución el Santo Padre ha querido reflexionar acerca de las palabras del Evsangelio de hoy donde los Apóstoles preguntan al Maestro dónde vive y su respuesta es "Venid y lo veréis", de forma que así se produce el encuentro personal con Cristo como también con los dmeás que vienen a nosotros.

Lee aquí las palabras del Papa en al Homilía y su mensaje para la Jornada de migrantes y Refugiados.

El Pontífice ha evocado también als palabras del Antiguo Testamento donde el Señor, a través de moisés, manda al pueblo elegido que no oprima la forastero ni le humille porque forasteros fueron ellos en Egipto. 

Francisco ha recordado las palabras de Cristo en el momento del Juicio Final cuando dice "Fui forastero y me acogistéis". Con ello ha recordado de  que acoger  a los migrantes y refugiados es acoger al propio Señor Jesús, presente en cada uno de ellos. Por fin ah concluido pidiendo a la Madre y reina de todos que tengamos su corazón de acogida a cuanto necesitan ser recibidos ne nuestro corazón.

Lo más