¿Conoces los consejos que da el Papa Francisco para aprovechar bien las vacaciones de verano?

El Santo Padre rezó el Ángelus el 18 de julio en la Plaza de San Pedro. Allí, invitó a los fieles a dejar a un lado el teléfono móvil y a no descuidar la relación con el Señor

Tiempo de lectura: 2’

Durante el Ángelus celebrado por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro (Vaticano) el pasado 18 de julio, el Santo Padre quiso nvitar a todos los católicos a profundizar en su relación con el Señor y dejar a un lado las nuevas tecnologías: "Aprendamos a detenernos y apagar el teléfono móvil para cultivar el silencio, contemplar la naturaleza y regenerarnos en el diálogo con Dios". Del mismo modo, realizó un llamamiento especial a dejar a un lado las prisas que roban tiempo al corazón.

En este sentido, el Pontífice hizo hincapié en mantener el trato con Dios, recordando que Jesús "todos los días, antes que nada, se retiraba en oración, en silencio, en la intimidad con el Padre". Ha recalcado también la necesidad de la oración y la contemplación como vías que, a ejemplo de la Virgen, llevan a santificar a la persona.



En esta misma línea, el Papa advirtió del riesgo de descuidar a Jesús: "no se trata sólo de descanso físico, sino también de descanso del corazón. Porque no basta ‘desconectar’, es necesario descansar de verdad. Y para hacerlo, es preciso regresar al corazón de las cosas: detenerse, estar en silencio, rezar, para no pasar de las prisas del trabajo a las de las vacaciones”.

Cuidar la relación con el Señor y descansar de verdad

Además, tal y como recordó el Pontífice, Cristo se preocupaba de la salud integral de sus Apóstoles, no solo en cuanto a salud física sino también interior, ya que Cristo “quiere ponerlos en guardia contra un peligro que está siempre al acecho, también para nosotros: no caer en la trampa del activismo”. Francisco advirtió, de este modo, contra la realización de planes que han quedado pendientes durante el año, ya que existe el peligro de acabar más cansado que cuando empezó las vacaciones, además de sentirse protagonista fundamental.

El Santo Padre también afirmó que “si nos mantenemos en contacto con el Señor y no anestesiamos la parte más profunda de nuestro ser, las cosas que hemos de hacer no tendrán el poder de dejarnos sin aliento y devorarnos”.

El Papa insitió en la necesidad de dejar las prisas a un lado para mantener la disposición para "no dejarse llevar por sí mismo y por las cosas que tiene que hacer, y de darse cuenta de los demás, de sus heridas, de sus necesidades".




Religión