Asamblea general

Cáritas: “Ofrecemos respuestas humanitarias y acogedoras al drama del sufrimiento humano”

Los responsables de Cáritas España celebraron en El Escorial su asamblea general y han definido sus prioridades estratégicas para los próximos años

ctv-ntz-asamblea-caritas-2018-el-escorial

Religión Cope

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:27

Directores y delgados episcopales de las 70 Cáritas Diocesanas celebraron en El Escorial su 75 Asamblea General. Un encuentro en el que su presidente, Manuel Bretón, invitó a todos a “aprender a mirar la realidad de forma constante y descubrir a las personas que están en los márgenes”.

Los participantes aprobaron Declaración final en la que preguntan “a los poderes públicos y, especialmente, a los medios de comunicación y a los constructores de opinión a examinar cuánto están dispuestos a aportar al bien común y qué grado de compromiso asumirán para mejorar la realidad del otro, sobre todo la de quien padece mayor desventaja social”.

En su declaración final, la institución agradecer “la labor admirable que nuestros 85.000 voluntarios y voluntarias y más 4.000 personas contratadas realizan para responder a los efectos de la precariedad social”. Haciendo referencia a su misión eclesial, recuerdan que Cáritas es “expresión organizada en unos territorios rurales y urbanos de frontera, donde se respira el “olor a oveja” de las comunidades abiertas a compartir gozos y alegrías, sombras e incertidumbres con todos los hombres y mujeres de nuestro tiempo”.

La entidad, que ha aprobado el IV Plan Estratégico, ha fijado sus prioridades en los próximos años buscando “la innovación de nuestras estructuras para adecuar unas propuestas de acción confederales comprometidas con la transformación social y la opción por el desarrollo integral de las personas, especialmente de las más pobres”. Compromiso que ha comenzado con “una llamada a la acción colectiva ante la exclusión social y la precariedad, a cuyos efectos intentamos dar repuesta en nuestra red estatal de centros y servicios, a pesar del anuncio reiterado de que la crisis económica ha quedado atrás”. Por ello, Cáritas ha ratificado su compromiso al lado de las familias necesitadas, las víctimas de la violencia contra mujeres, mayores y niños, quienes sufren la inestabilidad laboral o los migrantes y refugiados.

Los participantes han señalado que su llamamiento a la sociedad es una exigencia de “los millones de personas anónimas que entregan lo mejor de sí mismos y los pobres que nos evangelizan y que proclaman al mundo que “donde hay caridad y amor, allí está Dios”.

Lo más