El Cardenal Krajewski lleva la "caricia del Papa" a los que viven la pandemia en la calle

Se trata de otro gesto solidario del Papa Francisco para los que no tienen una casa donde pasar esta pandemia

Tiempo de lectura: 2’

No es fácil vivir este tiempo de cuarentena sobre todo si uno vive en la calle sin un hogar donde refugiarse. Es por ello que el jueves 16 de abril a última hora de la tarde, el Cardenal Krajewski, Limosnero Apostólico, llevó el consuelo del Papa a unos indigentes de la zona de la estación de trenes Termini, en Roma.

"Todo el mundo nos esperaba en la calle Marsala a la altura de la oficina de correos", explica Daniele, uno de los voluntarios que acompañó al cardenal cerca de la estación TerminiSe trata de otra "caricia solidaria" del Papa Francisco para los que no tienen una casa donde pasar esta pandemia.

"Nos saludaron y nos agradecieron los paquetes que les entregamos - continúa explicando Daniele - algunos sacos de dormir, algo de comida, jabón y mascarillas protectoras que no se esperaban, pero como siempre... fuimos nosotros los que más recibimos".

ctv-cde-caridad-krajewski

El "Robin Hood" del Vaticano

Los proyectos de caridad llevados a cabo por la Limosnería Apostólica se financian a través de las donaciones y de la venta de pergaminos con la bendición papal, certificados hechos a mano con una foto del Papa que los fieles pueden adquirir para una ocasión especial - una boda, bautismo u ordenación sacerdotal - con el nombre del que lo recibe y una bendición apostólica escrita en caligrafía. Todo lo que obtiene por ello va directamente a labores de caridad.

En invierno, el prelado de 55 años recorre cada noche las calles de Roma para llevar mantas y un plato caliente a las personas sin hogar que sobreviven en las calles de la capital italiana. Organiza almuerzos en compañía del Pontífice y ha puesto en marcha un ambulatorio que de asistencia sanitaria a quienes no pueden pagarla. Dedica la mayoría de su tiempo a los "sin techo" a los que ha instalado duchas y alojamiento en la Ciudad del Vaticano.

En 2017, Krajewski, se trasladó a vivir a su oficina para ceder su apartamento a una familia de refugiados sitios llegada a Italia a través de los corredores humanitarios organizados por la Comunidad de Sant'Egidio. Ha visitado un campo de refugiados en la isla griega de Lesbos para entregar personalmente una ayuda de 100.000 dolares que ha servido para construir un parque infantil.

El ya bautizado "Robin Hood" del Vaticano, siempre a bordo de su pequeño Fiat, no ha dudado en ningún momento, durante esta crisis por el coronavirus, a ayudar a los más necesitados y, aunque no vista como un cardenal y rechaza cualquier protocolo de poder o jerarquía, en Roma no para de socorrer a los más pobres.

Religión