En 'Mediodía COPE'

Proyecto Arraigo: "La Iglesia ayuda a que muchas familias se instalen en el mundo rural"

Enrique Martínez Pomar, fundador y CEO de Proyecto Arraigo, explica la importancia que juega la Iglesia en la integración de las personas que se instalan en el mundo rural

Tiempo de lectura: 3’

La población en nuestro país sigue creciendo. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en España ya somos más de 47 millones de habitantes. El problema es que la población está repartida de forma muy desigual: se concentra en las grandes ciudades, en Madrid y en la costa, y deja las zonas de interior prácticamente despobladas.

De hecho, según Eurostat, 4 de cada 10 municipios españoles se encuentran en riesgo de despoblación. Es una de las tasas más altas del continente europeo, sólo superada por Estonia, Finlandia y Letonia.

Es lo que sucede, por ejemplo, en Zamora, la provincia que más población ha perdido desde 1975. Hablamos de un 31 % de habitantes perdidos en apenas 45 años. Y casi la mitad, el 15 %, los ha perdido en los últimos 20 años.

Sin embargo, en los últimos tiempos nos estamos concienciando de este fenómeno, que tiene consecuencias sociales, económicas y hasta ambientales, y cada vez más personas deciden dejar la ciudad y adentrarse en la vida rural. No cabe duda de que la pandemia y el teletrabajo han ayudado a dar el paso, pero es un movimiento que comenzó antes de la covid, aunque solo sea un goteo comparado con la riada de la despoblación.

Es el caso de familias que buscan en el campo una salida laboral y que esperan comenzar una nueva vida con sus hijos, en un entorno natural y alejados del bullicio y el estrés que generan las grandes capitales.

Y no solo son españolas. También las hay de otros países, como sucede en Paredes de Nava, en Palencia. Una localidad de menos de 2 000 habitantes donde ya están perfectamente instaladas desde hace meses dos familias extranjeras: una italiana y otra que llega desde Argentina

La familia argentina la conforman Flor y Fede, de 37 y 40 años. Un matrimonio que ha llegado con sus dos hijos pequeños para poner en marcha un bonito proyecto. Dicen que desde que lo presentaron, se nota el interés. El recibimiento no ha sido ningún problema, sino todo lo contrario.

Reconocen que todo han sido facilidades para instalarse, desde el papeleo hasta la integración con los habitantes de Paredes de Nava. Una integración social que no solo han notado ellos, sino también sus dos hijos.

Esta joven familia argentina son solo una de las casi 4 500 familias que desean volver a nuestros pueblos que, poco a poco, vuelven a llenarse gracias a historias como ésta.

Algunas personas han visto la oportunidad en ese goteo de gente interesada en la vida rural y así han nacido iniciativas para combatir la despoblación de la España vaciada. Es el caso del Proyecto Arraigo, una idea que se materializó a partir de 2017 y que tiene como objetivo devolver la vida a los pueblos a través de una repoblación sostenible. Su fundador y CEO, Enrique Martínez Pomar, explicaba en 'Mediodía COPE' que todo comenzó en 2017, cuando su hijo le pidió visitar los pueblos abandonados de Soria, la provincia en la que viven. "En esa visita me estremecí. Vi la riqueza de los pueblos y empecé a darle vueltas para iniciar un proyecto".

Martínez Pomar ha señalado que Proyecto Arraigo está destinado a personas que puedan tener un proyecto de vida en el mundo rural: "Hacemos una selección de estas personas, porque no todas las personas que quieren venir a vivir al mundo rural tienen las condiciones para soportar vivir allí en invierno. Pero la cosa es mucho más llevadera si acompañan las personas del pueblo, el alcalde y otra serie de condiciones que nosotros ponemos para que se lleve a cabo".

"Tenemos una web en la que ellos se apuntan y van apareciendo su ocio, su oficio, sus características, dónde quieren ir de las 8 provincias en las que trabajamos en España... y, a partir de ahí, al trabajar con los ayuntamientos, más de 132 en este momento, se produce un chequeo tanto de las necesidades de los pueblos como de las necesidades de los urbanitas y entonces intentamos relacionar a unos y a otros. Tenemos una alianza público-privada con el ayuntamiento, pero también con empresas y con los vecinos", afirma el CEO de Proyecto Arraigo.

Es un proceso que, en la mayoría de las ocasiones, lleva meses. "Cuando ya está todo seguro, se les acompaña a ellos al pueblo, se les hacen visitas... y todo termina en que dicen que sí o dicen que no. Prácticamente un 30 % se quedan", apunta Martínez Pomar.

El fundador de Proyecto Arraigo también ha señalado el importante papel que juega la Iglesia en la integración de los urbanitas en los pueblos. "Siempre contamos con la Iglesia en los pueblos en los que trabajamos. La Iglesia, sus sacerdotes del mundo rural conocen el mundo rural, y pueden dar también confianza del procedimiento que nosotros llevamos. Y esto ayuda mucho a que muchas familias se instalen. Tenemos aproximadamente unas 15 familias que están viviendo en casas de sacerdotes", concluye Enrique Martínez Pomar, fundador y CEO de Proyecto Arraigo.

Religión