Los misioneros salesianos piden diálogo en Mali tras el levantamiento militar

Los salesianos llevan trabajando en el país desde 1982 apoyando a los jóvenes más vulnerables

Tiempo de lectura: 2’

Desde Misiones Salesianas, que tienen presencia en Mali, se sigue con gran interés la situación de Mali. Allí, tras un levantamiento militar, el presidente Ibrahim Boubacar Keita, que llevaba desde 2013 en el poder, dimitió ayer mismo por la tarde. La situación en el país subsahariano es compleja.

Desde Misiones Salesianas han recabado la situación de los misioneros. «Todos estamos bien. Estamos viviendo con serenidad el desarrollo de los acontecimientos en el país. Tanto en Bamako, como en Sikasso y Touba, estamos tranquilos», explica uno de los misioneros salesianos que trabaja en Bamako. «Todas las actividades se pararon ayer por la mañana tras el levantamiento de los militares», añade.

«Muchas personas salieron a la calle en la ciudad en los primeros momentos para apoyar a los militares. Pero, por la tarde, se instauró un toque de queda desde las nueve de la noche hasta las cinco de la madrugada», explican los Salesianos. «Hoy, nos cuentan los misioneros, que Bamako es una ciudad fantasma. No hay gente por las calles. Las escuelas están cerradas, los comercios, los bancos, la Administración… todo está parado tras el largo día de ayer», explica Ana Muñoz, portavoz de Misiones Salesianas.

ctv-5dh-mali-golpe-de-estado

Gobierno inestable y amenaza yihadista

Tras el levantamiento militar y el cierre de fronteras, «lo que más tememos son las consecuencias de este cierre», explican los misioneros. «Se acaban de abrir las fronteras cerradas por el COVID y ahora nos preocupa que aumenten los precios de los productos básicos y el combustible», añaden desde Malí.

Malí lleva años viviendo gran inseguridad por los atentados de grupos yihadistas, sobre todo en la zona norte del país, y, a ello, hay que añadir la tensión política de los últimos meses. «Parte de la población estaba pidiendo la dimisión del presidente Keita y ya hubo graves altercados a principios de julio con disturbios donde al menos 10 personas perdieron la vida», añade Muñoz.

Los misioneros salesianos llevan trabajando en el país desde 1982 apoyando a los jóvenes más vulnerables. Hoy, hay escuelas de formación profesional y escuelas de secundaria en Bamako, Sikasso y Touba.

Religión