19 de marzo: Día de San José, el custodio de la Sagrada Familia y padre adoptivo de Jesús

La vida de San José es ejemplo de paciencia, esfuerzo, fidelidad y valentía

Tiempo de lectura: 4’

Es posible que la crisis del coronavirus olvide efemérides y fechas importantes que para el catolicismo es además sumamente importante. Este jueves es uno de esos días, ya que es 19 de marzo, el Día del Padre en honor a San José, padre de Jesucristo. Por eso, en un día como hoy, es oportuno referirse a San José como modelo para padres y esposos de las familias actuales. San José es esposo de la Virgen María, padre adoptivo de Jesús y patrón de la Iglesia universal. Su vida es ejemplo de humildad, paciencia, prudencia, obediencia, castidad, fidelidad, valentía y esfuerzo. Fue un hombre de fe, quien asumió con amor y entrega total el tesoro que se le depositó en sus manos. San José es quien tuvo el privilegio de ser esposo de María, de criar al Hijo de Dios y de ser la cabeza de la Sagrada Familia.

Es conocido como el 'Santo del silencio', ya que no se conoce palabra pronunciada por él, pero sí sus obras, su fe y amor que influenciaron en Jesús y en su santo matrimonio. Este jueves se celebra también, obviamente, el Santo de todos los varones y mujeres llamados José, además de los que realicen la misma profesión que el Santo, la de carpintero. Este día festivo es considerado de gran importancia, porque reconoce la contribución de los padres a la familia. Es una manera de homenajear a los padres y reconocer su papel en la crianza y educación de los hijos.

ctv-puo-jose-de-nazaret-655x368

Origen

La tradición del culto a San José tardó en tomar fuerza dentro del mundo cristiano, a pesar de ser el padre elegido para Jesús. El motivo más probable es que, en sus orígenes, los cristianos sólo rendían algún tipo de culto a los mártires y no era el caso de San José. A comienzos  del siglo IV ya aparecía el culto a San José entre los coptos (egipcios de fe cristiana), apareciendo su festividad el día 20 de julio del calendario copto. En el mundo occidental aparecen las primeras referencias a su culto en el año 1129, donde se encuentra una Iglesia dedicada a su nombre en Bolonia.

Los padres Carmelitas fueron los primeros en trasladar su culto desde Oriente hasta Occidente de una manera completa y, tras su aparición en el calendario Dominico, fue ganando cada vez más fuerza. Durante los años posteriores, grandes personalidades que después fueron santos en algunos de los casos, tuvieron una gran devoción por San José, lo que hizo que su culto ganase terreno.

En el pontificado de Sixto IV, San José fue introducido en el calendario romano, que es el que ha llegado hasta nuestros días, el 19 de marzo. Una conmemoración a la que se le dio la relevancia actual a partir del 1621, por mandato del Papa Pío IX que lo proclamó Patrono Universal de la Iglesia.

El protector de la Sagrada Familia

El motivo de que este día también celebre el Día del Padre es el carácter que se le da a San José como buen padre y protector. Es típico representar a San José como un hombre mayor y con un cayado del que nacen flores en su extremo. Cuenta la tradición que doce jóvenes pretendían casarse con María y que cada uno llevaba un bastón de madera muy seca en la mano. De pronto, cuando la Virgen debía escoger entre todos ellos, el bastón de José milagrosamente floreció. Por eso se le pinta con un bastón florecido.

San José fue el protector de la Sagrada Familia y el pilar de la familia, ya que se esforzaba por conseguir el sustento diario. Fue una vida de trabajo, de ahí que lo denominen “José obrero”. Pero lo más bello, era que San José no se reducía a su papel de proveedor, sino que, junto a María, educó a Jesús, le acompañó en todas sus misiones, le apoyó, le crió, le amó.

El Papa Juan Pablo II se refirió a San José con las siguientes palabras: “La extremada discreción con que José desempeñó el papel confiado por Dios subraya aún más su fe, que consistió en ponerse siempre a la escucha del Señor, tratando de comprender su voluntad, para obedecerla con todo el corazón y con todas sus fuerzas. Por este motivo, el Evangelio lo define como hombre «justo» (Mateo 1, 19). El justo, de hecho, es una persona que reza, vive de fe, y trata de hacer el bien en toda circunstancia concreta de la vida.”

“De allí que en este mes que tanto se aprovecha para hablar de los padres, de festejarles y darles el reconocimiento que se merecen, ya sea por su fortaleza, por su lucha constante para llevar el sustento o por cualquier otro motivo, será necesario tomar el ejemplo Santo de José, el carpintero, el esposo de María, el Padre putativo, el esposo casto, el justo, el Santo Protector de la Iglesia Universal”.

Con su oficio de carpintero no pudo comprar los mejores regalos para su hijo Jesús o que recibiera la mejor educación, pero el tiempo que le dedicó para atenderlo y enseñarle su profesión fueron más que suficiente para que el Señor conociera el cariño de un papá, que también es capaz de dejarlo todo por ir en busca del hijo extraviado.

ctv-a34-sin-ttulo-12-700x454

Las palabras de Santa Teresa de Ávila

Una de las que más propagó la devoción a San José fue Santa Teresa de Ávila, que fue curada por intercesión del papá de Jesús en la tierra de una terrible enfermedad que la tenía casi paralizada y que era considerada incurable. La Santa le rezó con fe a San José y obtuvo la curación. Luego solía repetir:

"Otros santos parece que tienen especial poder para solucionar ciertos problemas. Pero a San José le ha concedido Dios un gran poder para ayudar en todo". Hacia el final de su vida, la Santa carmelita resaltó: “Durante 40 años he pedido en la fiesta de San José alguna gracia o favor especial, y no me ha fallado ni una sola vez. Yo les digo a los que me escuchan que hagan el ensayo de rezar con fe a este gran santo, y verán qué grandes frutos van a conseguir".

ctv-gzg-santa-teresa-de-avil-san-jose

El Día del Padre en el mundo

España no es en absoluto el único país que celebra el Día del Padre. En otros países siguen esta tradición católica y se celebra el 19 de marzo. Es el caso, por ejemplo, de Portugal, Bélgica, Croacia, Honduras o Bolivia.

En Estados Unidos la idea de dedicar una fecha concreta para homenajear a los progenitores surge hacia 1910, a través de una joven llamada Sonora Dodd quien propuso el 19 de junio para tal fin, la efeméride de su padre, William Jackson Smart, un veterano de la guerra civil que quedó viudo al morir su esposa en el parto de su segundo hijo. No fue hasta 1924 cuando, el entonces presidente estadounidense Calvin Coolidge (1923-1929), estableció precisamente la fecha propuesta por Dodd como el Día del Padre. 

O en Italia, donde esta fecha coincide con la de nuestro país (19 de marzo) y donde nunca falta el «Zeppole di San Giuseppe», un buñuelo relleno de crema pastelera y frutas en almíbar recubierto con azúcar glas. En cambio, en Corea del Sur, esta fiesta se ha trasladado al 8 de marzo y es tradicional regalar un clavel.

Religión