La carta del Papa a los gobernantes de Sudán del Sur: "Su nación ha sido bendecida con un inmenso potencial"

El Santo Padre manda la carta con motivo del décimo aniversario de independencia del país africano. Les anima a buscar la paz y la reconciliación para mayor estabilidad del pueblo

Tiempo de lectura: 2’

El Papa Francisco ha enviado una carta a los líderes políticos de Sudán del Sur con motivo del décimo aniversario de la independencia del país africano. La carta ha sido escrita y firmada por el Papa en conjunto con Justin Welby, Arzobispo de Canterbury, y Jim Wallace, Moderador de la Iglesia de Escocia.

Los firmantes de la carta piden disfrutar de los frutos de la indepencia y que luchen por hacerlos crecer: "Su nación ha sido bendecida con un inmenso potencial, los animamos a realizar esfuerzos cada vez mayores para que su pueblo pueda disfrutar plenamente de los frutos de la independencia".

ctv-ec3-sudan-del-sur


Sin embargo, recalcan la necesidad de seguir trabajando en un verdadero progreso del país, ya que "desgraciadamente, su pueblo sigue viviendo en el miedo y la incertidumbre, y no confía en que su nación pueda lograr realmente la ‘justicia, libertad y prosperidad’ que se celebra en su himno nacional". A este respecto, también felicitan los avances que han hecho con respecto a aumentar la confianza entre ellos y que fueran "más generosos en el servicio a su pueblo",petición que les hicieron por medio de otra carta enviada en la fiesta de Navidad de 2020.

Una nación que refleje el Reino de Dios

La carta también anima a que el país se desarrolle poniendo el foco en el respeto mutuo y la reconciliación, de forma que Sudán del Sur pueda ser un reflejo del Reino de Dios. Advierte que este progreso puede conllevar algunos sacrificios para los líderes sursudaneses, aunque muestra su apoyo a que esto se realice: "Y hoy queremos que sepan que estamos con ustedes mientras miran al futuro y buscan discernir de nuevo cómo servir mejor a todo el pueblo de Sudán del Sur".



Por último, la carta rememora la visita que hicieron al Vaticano los gobernantes y líderes religiosos de Sudán del Sur. En ese momento, el Papa se inclinó ante los líderes, enemigos entre ellos y causantes de la guerra civil en el país africano entre 2013 y 2020, y les besó los pies al tiempo que les pedía esforzarse para alcanzar la paz y la reconciliación.

Los tres firmantes declaran que rezan para que las promesas realizadas en aquella reunión "den forma a sus acciones, de modo que nos sea posible visitar y celebrar en persona con ustedes y su pueblo, honrando sus contribuciones a una nación que cumpla las esperanzas del 9 de julio de 2011".

Religión