'Prisioners Defenders' denuncia la represión religiosa del Gobierno Cubano: “Está creciendo más"

La situación en Cuba es muy preocupante. Aunque los medios no se están haciendo eco de lo que ocurre en la isla caribeña, la ONU ha advertido del control y la represión religiosa

Tiempo de lectura: 2’

La ONU ha declarado la situación de represión religiosa que existe en la isla de las Antillas del mar Caribe a través del estudio de 'Prisioners Defenders'. En 'ECCLESIA al día' hemos tenido oportunidad de charlar con su presidente, Javier Larrondo, quien nos ha explicado cómo se está limitando la libertad religiosa cada vez más.

Nuestro invitado nos cuenta que las investigaciones se centran en un informe de 2022, con declaraciones de 56 líderes religiosos pertenecientes a cuatro religiones diferentes. En este documento se recogeque “Cuba reprime de forma absolutista la práctica religiosa creando agrupaciones ficticias en manos del partido comunista que intenta sustituir a las demás religiones y así ellos controlarla”.



"Una distopía opuesta, no se respeta ninguna religión"

Javier expone que el Gobierno cubano, al igual que el soviético, crea asociaciones civiles controladas por el partido comunista y además absolutistas, por lo que sólo pueden existir esas. En palabras de Javier: “Se trata de una distopía opuesta a esa narrativa pues en realidad no se respeta ninguna religión, es totalmente falso”.

La represión religiosa en Cuba está creciendo exponencialmente desde el año 2019”. En 2021 se produjeron manifestaciones por primera vez en la historia de Cuba por parte de los ciudadanos y se detuvieron a más de ocho mil personas y dos mil quinientas fueron procesadas judicialmente. Los datos producen vértigo: esta represión se ha disparado de tal manera que el 5%de la población cubana durante los dos últimos años ha abandonado el país por la pésima situación que existe. Los motivos son la pobreza, escasez y represión.



"El Gobierno cubano enfrenta a la Iglesia"

La Iglesia católica está luchando contra una situación así en la que el Gobierno está limitando su capacidad de actuación y enfrentando a obispos y a párrocos y además, según nos cuenta Javier, el control sobre la subvenciones de la Iglesia es total. Es por ello que para poder conseguirlas deben ponerse de acuerdo con todo lo que dicte el Gobierno. Javier opina que: “La jerarquía católica es conveniencialista. Muchas veces prefieren una conveniencia de tipo general que apostar por la discusión de la verdad”. Es muy difícil oponerse al régimen y nuestro invitado ha recalcado que “no ve a las religiones con la actitud y la voluntad política para enfrentarse al régimen”.

Religión