La Iglesia en Haití organiza una jornada de oración en respuesta a la “dictadura del secuestro”

Los obispos convocaron esta jornada después que el 11 de abril, Domingo de la Divina Misericordia, fueron secuestrados cinco sacerdotes, dos religiosas y tres laicos

Tiempo de lectura: 2’

Este 15 de abril la Iglesia en Haití se unirá en una jornada de oración, con Misas y repique de campanas, ante la grave situación de inseguridad y lo que ”han denominado la “dictadura del secuestro", cuyo último episodio ha sido el rapto de al menos 10 personas, entre las que están cinco sacerdotes y dos religiosas.

La convocatoria fue realizada por la Conferencia Episcopal de Haití en un comunicado publicado el 13 de abril. “Pedimos que todas las campanas de las iglesias suenen el jueves 15 de abril al mediodía. Pedimos que en las misas celebradas en todas las iglesias recen para pedirle a Dios un cambio para Haití”, alentaron los obispos.

ctv-6ty-protestas-haiti

Los obispos también solicitaron “a las escuelas católicas, escuelas religiosas, universidades y todas las demás instituciones católicas que observen la interrupción de las actividades el 15 de abril. Pedimos a los sacerdotes, religiosos, trabajadores pastorales que acompañen y mantengan al pueblo de Dios en la esperanza como quiere el Papa Francisco”.

Según la agencia vaticana Fides, la jornada incluye una Misa al mediodía en la iglesia de Saint-Pierre en el barrio de Pétionville, en la capital Puerto Príncipe, con la asistencia de todos los obispos del país. Los obispos convocaron a esta jornada de oración luego que el 11 de abril, Domingo de la Divina Misericordia, fueron secuestrados cinco sacerdotes, dos religiosas y tres laicos en la localidad de Croix-des-Bouquets, cerca de Puerto Príncipe.

ctv-ioc-haiti-iglesia

Los secuestrados se dirigían a la parroquia de Galette Chambon para participar en la toma de posesión del nuevo párroco. Los sacerdotes secuestrados son el P. Michel Michel Briand, de nacionalidad francesa; el P. Jean Nicaisse Milien, el P. Joël Thomas, el P. Evens Joseph y el sacerdote de la Arquidiócesis de Cap-Haitien y estudiante de medicina, P. Jean-Hugues Baptiste.

Las dos religiosas secuestradas son la hermana francesa de la Congregación de la Providencia de Pommeraye, Agnès Bordeau; y la hermana de la Congregación de las Hermanitas del Niño Jesús, Anne Marie Dorcelus.

La policía local informó que el rapto sería obra de la banda armada “400 Mawozo”, y señaló que los secuestradores exigen un millón de dólares por el rescate.

Ante la actual “dictadura del secuestro”, la CEH dijo en su comunicado que “no debemos dejar el poder de matar, violar y secuestrarnos a los bandidos. Debemos unirnos en la oración para obtener un país mejor”. Con la interrupción de actividades y la oración en la Iglesia en el país más pobre de América, los obispos esperan “sacudir la conciencia nacional e instar a las autoridades a considerar y atender con la cuestión de los secuestros”.

Religión