La Conferencia Episcopal Portuguesa suspende todas las misas en el país ante el avance de la covid-19

Pese a que las restricciones impuestas por el Gobierno de Antonio Costa permite las ceremonias religiosas, la CEP ha optado por la cautela y suspenderlas

Tiempo de lectura: 1’

La Conferencia Episcopal Portuguesa ha decidido suspender las misas en todo el país debido al avance de la pandemia, a pesar de que el modelo de confinamiento que está en vigor en Portugal permite las ceremonias religiosas. En un comunicado, la CEP determinó la suspensión de las misas en público a partir de este sábado, así como de la catequesis y de todas las actividades pastorales "que impliquen contacto", y anima a que sean sustituidas por ceremonias transmitidas por medios digitales.

Esta suspensión se une a la que ya había decretado hace una semana para las celebraciones de bodas, bautizos y confirmaciones, después de que el Gobierno portugués aprobase un nuevo confinamiento. Aunque el decreto gubernamental permite que se celebren ceremonias religiosas cumpliendo ciertas medidas sanitarias, la Iglesia Católica ha decidido suspenderlas ante la "extrema gravedad de la situación pandémica".

Sólo se mantienen los funerales, que deberán seguir también una serie de recomendaciones sanitarias. Cuando la pandemia de coronavirus llegó a Portugal en marzo de 2020, la CEP también decidió suspender todas las misas antes incluso de que el Gobierno pusiese en marcha el confinamiento.

Por su parte el Gobierno de Portugal ha ordenado que se suspendan las clases en todos los niveles durante 15 días, en el marco de un endurecimiento de las medidas con las que intenta frenar el crecimiento exponencial de la pandemia de COVID-19, que ha vuelto a dejar este jueves un récord de fallecidos.

El primer ministro, António Costa, ha comparecido ante los medios para explicar que la evolución de los datos obliga a alterar las medidas que se anunciaron la semana pasada y que contemplan un nuevo confinamiento domiciliario. Así, se reducirá la atención presencial de la administración pública y los tribunales funcionarán solo para casos urgentes.

Religión