El Papa visita a las salesianas reunidas en Roma por en el 24 Capítulo General

Tiempo de lectura: 7’

Siempre mirando al pasado, el Papa recordó los 150 años de fundación que el Instituto se dispone a celebrar, también «una oportunidad de renovación y revitalización vocacional y misionera».

El papa Francisco visitó la Curia General de las Hijas de María Auxiliadora, reunidas para el Capítulo General. Las animó a ser «comunidades generadoras» y «mujeres de esperanza» en este «tiempo frágil e incierto» de la pandemia que «ha causado tanta desgracia» y «multiplicado la pobreza». Luego la recomendación de permanecer «cerca de los pobres y de los jóvenes» y ser siempre fieles al carisma original.

El papa Francisco fue recibido con una bandera azul y blanca de Argentina, una copa de mate y un rosario de cuello indio por las 200 Hijas de María Auxiliadora -más conocidas como Salesianas de Don Bosco? de todo el mundo, que le recibieron en la Curia General de Roma, a la que llegó esta madrugada en coche. En el edificio de Via dell?Ateneo Salesiano se celebra, desde el 17 de octubre hasta el domingo, el 24º Capítulo General sobre el tema «Comunidades generadoras de vida en el corazón de la contemporaneidad». El Papa quiso ir personalmente a la «casa» de las religiosas, que desde hace décadas se dedican al apostolado entre los pobres y a la formación de los jóvenes, para saludarlas y desear «buen trabajo» a la recién elegida superiora general, la madre Chiara Cazzuola, y dar las gracias a la superiora general saliente, la hermana Yvonne Reungoat, a la que dijo bromeando: «¡Espero que la madre Yvonne vuelva a África y si no hay sitio en África, a la Patagonia!».

Los desastres de la pandemia

Tras los saludos, los aplausos y las sonrisas, el Pontífice se sentó en la ?cátedra? ante un numeroso público, y en su discurso, intercalado con amplios pasajes, alentó el servicio de las mujeres salesianas en todo el mundo, especialmente en el actual «contexto social multicultural, marcado por tensiones y desafíos a veces incluso dramáticos, como los provocados por la pandemia». Un tiempo «frágil e incierto», herido por numerosas «formas de pobreza que la crisis actual ha producido y multiplicado», dijo el Papa: «Esto es terrible», añadió, «la pobreza se ha multiplicado, incluso la oculta». El pensamiento se dirigió en particular a las «muchas familias acomodadas o al menos de clase media» que ahora «no tienen lo necesario para vivir». «La pandemia ha causado tanta desgracia», dijo el Papa, por lo que recomendó a las hermanas sumergirse en este complejo escenario, siempre «enraizadas en Cristo» y, sobre todo, sin ceder nunca a las tentaciones de la «mundanidad, en sus diversas formas y disfraces».

La mundanidad espiritual, el peor mal para la Iglesia

La «mundanidad espiritual» es, de hecho, «el peor mal que puede ocurrir en la Iglesia», repitió el Papa. «Casi puedo decir que me parece peor que un pecado, porque la mundanidad espiritual es ese espíritu tan sutil que ocupa el lugar del anuncio, que ocupa el lugar de la fe, que ocupa el lugar del Espíritu Santo», añadió con el brazo en alto. El Pontífice propuso a las hermanas una lectura de la Méditation sur l?Eglise del jesuita Henri De Lubac, que en las últimas cuatro páginas trata precisamente este tema: «Dice esto que es muy fuerte: la mundanidad espiritual es el peor mal que le puede suceder a la Iglesia, peor que el escándalo en la época de los Papas concubinos. Es fuerte. El diablo entra en las casas religiosas por esta vía. Me ayuda a entender cómo entra el diablo entre nosotros».

El diablo «educado»

Es precisamente el demonio, continuó el Papa, apartándose aún del discurso escrito, cuando «es perseguido por una persona, se aleja, vaga por los desiertos, se aburre, pero dice: ?Volveré a mi casa para ver cómo está?. Una casa toda limpia, toda bonita, toda preparada. Y va, encuentra a siete peores que él y entra en esa casa. Pero no entra por la fuerza, no, entra educadamente: toca el timbre, da los buenos días. Son demonios educados. No nos damos cuenta de que están entrando. Así que entran despacio y decimos: ?Ah, qué bonito, qué bonito, ven, ven??. Y al final, la condición de ese hombre es peor que al principio. Así sucede con la mundanidad espiritual».

Escapar de la mundanidad

Hay personas «que lo han dejado todo, han renunciado al matrimonio, han renunciado a los hijos, a la familia? y acaban -perdón por la palabra- ?solterones?, es decir, mundanos, preocupados por esas cosas?», continuó el Papa. Por eso, «huyan de la mundanidad espiritual -recomendó a los salesianos- y también del estatus: ?soy religioso, soy religiosa'». «Esto es lo peor que puede pasar», porque «poco a poco les quita la fuerza» y «en lugar de ser mujeres consagradas a Dios, se convierten así en ?señoritas educadas'». Donde hay servicio misionero, donde hay servicio, donde hay mortificación, de tolerar al otro. Y San Juan Berchmans solía decir: «Mi mayor penitencia es la vida comunitaria». ¡Y se necesita! Se necesita mucha penitencia para tolerar a los demás».

Pero ten cuidado con la mundanidad espiritual. No es que necesite cambiar de móvil para vivir, que necesite esto, lo otro, ir de vacaciones a la playa? Estoy hablando de cosas reales. Pero la mundanidad es ese espíritu que te lleva a no estar en paz o con una paz no bella, una paz sofisticada.

Fieles al carisma

El antídoto para las consagradas es la «fidelidad creativa al carisma», que «es una realidad viva, no una reliquia disecada». «Es la vida la que crea y avanza y no una pieza de museo». Así que la gran responsabilidad «es colaborar con la creatividad del Espíritu Santo, para revisar el carisma y hacer que exprese su vitalidad hoy». De ahí se deriva la verdadera «juventud», como demuestran esos religiosos y religiosas mayores «que parecen más jóvenes». «Es el vino bueno que con la fuerza del Espíritu ayuda a encontrar nuevas expresiones del mismo don que es el carisma, un carisma que es igual para todos, pero diferente para todos», dijo el Papa. «Es lo mismo, pero con matices propios de su persona».

Relaciones intergeneracionales e interculturales

El Papa Francisco señaló entonces la «necesidad de hacer crecer las comunidades entrelazadas con relaciones intergeneracionales, interculturales, fraternas y cordiales».

Para ello, puede recurrir a su espíritu de familia, que caracterizó a la primera comunidad, en Mornese, y que le ayuda a ver la diversidad como una oportunidad para acoger y escuchar, valorando las diferencias como una riqueza.

En esta perspectiva, es necesario «trabajar en relación con otras congregaciones, buscando vivir relaciones de reciprocidad y corresponsabilidad». «Pero esto se puede hacer bien si dentro de vuestra congregación tenéis una buena relación? No huyáis de otras congregaciones porque no seáis capaces de tolerar la vuestra», ha señalado el Pontífice. Así se desarrolla «un modo concreto de vivir la sinodalidad», así como ese espíritu de «apertura» a las «novedades y sorpresas» del Espíritu Santo.

El deber de cuidar a las personas mayores

Sobre el tema de la intergeneracionalidad, Francisco contó una anécdota de su época en Argentina, hace unos cuarenta años, cuando la madre general de una congregación religiosa ? «una buena monja, para reorganizar»- pidió un cambio generacional para modernizar el instituto. «Necesitamos a los jóvenes aquí», dijo, porque en ese momento había muchas vocaciones. «Las ancianas estaban todas en una residencia de ancianos y los jóvenes aparte. Pero esto es un pecado, un pecado contra la familia», exclamó el Papa. «Los ancianos deben vivir, si es posible, en la comunidad de vida. Y un deber de los jóvenes es cuidar a los mayores, aprender de ellos, dialogar con los viejos». De hecho, para los jóvenes es precisamente «una profesión» poder «tener abuelas, abuelos en casa».

«Si este intercambio no se da en una congregación, es el camino a la muerte», advirtió Francisco. En aquella congregación argentina, «los ancianos se morían de angustia» que «provenía de la tristeza de no poder disfrutar de las nuevas generaciones». «Llevaos esto», recomendó a los salesianos, invitándoles a hacer un examen de conciencia: «¿Cómo acojo a los ancianos? Es cierto que los viejos a veces se vuelven un poco caprichosos -nosotros somos así- y los defectos en la vejez se ven mejor, pero también es cierto que los viejos tienen esa gran sabiduría de la vida: la sabiduría de la fidelidad para envejecer en la vocación.» «No aislar nunca a los ancianos», insistió el Papa Francisco, «y si, habrá residencias para los ancianos que no pueden llevar una vida normal, están en la cama? ir allí continuamente, visitar a los ancianos? ¡Son el tesoro de la historia!».

Comunidades Generativas

Por último, Francisco se detuvo en el tema del Capítulo General, «Comunidades de vida generadoras en el corazón de la contemporaneidad». «Ser comunidades generadoras» es el compromiso que las Hijas de María Auxiliadora deben perseguir especialmente en su servicio a los pobres y a los jóvenes.

Comunidades misioneras, en salida, dispuestas a anunciar el Evangelio a las periferias, con la pasión de las primeras Hijas de María Auxiliadora.

La pasión de los orígenes

Una pasión «impresionante», de hecho, la de los primeros salesianos, recordó el Papa, que «asombraba a los jóvenes y a los jóvenes de corazón». También aquí Francisco recordó una experiencia personal, un libro -regalado a la Madre General- de un sacerdote de Lodi, el P. Enrico Pozzoli, misionero en Argentina, que en la introducción contaba que los salesianos enviados por Don Bosco a Buenos Aires no iban a los barrios de clase media, sino que «iban a buscar las fronteras».

Y en estas fronteras, decía Francisco, atraían las vocaciones. ¿Qué les atrajo? «Santidad, celo». «Busquen, vean esta naturaleza misionera», animó el Papa, especialmente entre los jóvenes: «No es fácil acompañar a los chicos y chicas, ni siquiera a los adolescentes. Los padres lo saben bien, y tú también», admitió. Por eso, en 2018 convocó un Sínodo «para los jóvenes y con los jóvenes», del que salió la exhortación Christus vivit. «Sé que lo utilizas; te animo a que sigas haciéndolo: estoy seguro de que en él puedes encontrar varias intuiciones en sintonía con tu carisma y tu servicio educativo».

La cercanía de Dios

Siempre mirando al pasado, el Papa recordó los 150 años de fundación que el Instituto se dispone a celebrar, también «una oportunidad de renovación y revitalización vocacional y misionera».

No olvidéis la gracia de los orígenes, la humildad y la pequeñez de los comienzos que hicieron transparente la acción de Dios en la vida y en el mensaje de quienes, llenos de asombro, iniciaron este camino.

«María Auxiliadora os ayudará: ¡sois sus hijas!», concluyó el Papa. «María es la mujer atenta, plenamente encarnada en el presente y solícita, una mujer cuidadosa. De este modo, puedes escuchar atentamente la realidad, captar las situaciones de necesidad, cuando falta el «vino», es decir, la alegría del amor, y llevar a Cristo, no con palabras, sino con el servicio, con la cercanía, con la compasión y la ternura».

Mujeres de esperanza

Sobre todo, la ternura, concluyó el Papa, porque es «una cosa muy fea ser un religioso enojado, un religioso que parece desayunar no con leche sino con vinagre». Sed madres. Ternura? El estilo de Dios es siempre la cercanía».

Cada día, en tu examen de conciencia, pregúntate: «Hoy, ¿he estado cerca? ¿He sido compasivo? ¿He sido tierno?». Adelante con esto. Utiliza mucho la palabra ternura. Es importante para la forma de ser.

Sed «mujeres de esperanza», es la invitación final del Obispo de Roma, y hacedlo «con el estilo salesiano»: escucha, presencia activa, amor por los jóvenes.

(Salvatore Cernuzio ? Ciudad del Vaticano, Vaticannews.va)


Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS( iPhone) y Android. La aplicación de COPE es el mejor canal para escuchar la radio en directo, pero es también un completo medio de información digital que cuenta las noticias cuando se están produciendo, que te alerta de lo que sucede mediante notificaciones en tu móvil.


Fuente
Religión