Omella felicita a los navarros por San Fermín, y espera que en 2022 puedan celebrarlo por todo lo alto

Por segundo año consecutivo, las restricciones derivadas de la pandemia impiden que las celebraciones de los 'sanfermines' sean masivas

Tiempo de lectura: 2’

Navarra está de fiesta este miércoles, 7 de julio, por la celebración de su copatrón, San Fermín (lo comparte con San Francisco Javier, que se celebra el 3 de diciembre, Día de Navarra). En un año normal, Pamplona estaría celebrando por todo lo alto los ‘sanfermines’, que da comienzo con el tradicional ‘chupinazo’, que preceden a los encierros y distintos actos culturales y de ocio.

Pero, por segundo año consecutivo, las restricciones a las que obliga la pandemia impide que las celebraciones sean masivas para evitar contagios. En cualquier caso, se ha celebrado la tradicional Misa de Escalera a las 9h. A las 11h tiene lugar la Misa Solemne presidida por el Arzobispo de Pamplona, Mons. Francisco Pérez y con presencia del cabildo catedralicio.

Sin duda, los ‘sanfermines’ son una de las fiestas más queridas en España, que arrastra a cientos de miles de personas. Hasta el escritor norteamericano Ernest Hemingway quedó seducido por sus fiestas, haciéndolo internacional.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, también ha querido sumarse a la felicitación de todos los navarros por su día, y ha rezado “para que el próximo año sí puedan celebrarse sus fiestas”.

En su cuenta de Twitter, el también arzobispo de Barcelona ha concluido su comentario con un Viva San Fermín”, al que pide “por todos nosotros”.



San Fermín: hijo de un funcionario romano

Centrándonos en la figura de San Fermín, a lo largo de lo siglos se han ido creando en torno a él todo tipo de historias y de leyendas. Según cuenta la tradición, nació en Pamplona (por aquel entonces la ciudad recibía el nombre de Pompaelo). Era hijo del senador pagano Firmo, un alto funcionario romano que gobernó Pamplona en el siglo III.

Coincidiendo con su gobierno, llegó a la hoy capital navarra San Saturnino (patrón de Pamplona en la actualidad). El objetivo de San Saturnino era evangelizar a sus habitantes. En este proceso, logró la conversión al cristianismo de Firmo y de toda su familia. Por este motivo, Fermín fue bautizado con sus padres por el propio San Saturnino en el lugar en el que hoy se encuentra el 'Poico de San Cernin'.

Religión