El motivo por el que fracasan los matrimonios: "El amor no es sentimiento, sino que se construye"

El profesor Miguel Ángel Martín Cárdaba ha dado las claves en 'Ecclesia al día' para elegir a la persona con la que compartir tu vida: "Estabilidad emocional y responsabilidad"

Tiempo de lectura: 3’

Durante el primer trimestre de 2024 el número de separaciones, divorcios y nulidades matrimoniales en los órganos judiciales superaron las 26.000 solicitudes, lo que supone un 15% más que en el mismo trimestre del año anterior. Las causas por las que fracasa un matrimonio son múltiples, desde lo económico a factores personales o culturales, pese a que los estudios revelan que las personas casadas son más felices que las que no, aunque por contra, también está demostrado que los más infelices son aquellos que tienen un matrimonio poco avenido.

¿Cómo conseguir un matrimonio estable y duradero? Mucho se ha escrito sobre ello, aunque el profesor Miguel Ángel Martín Cárdaba ha dado una vuelta al concepto del amor a través de su libro 'Por qué otros van a fracasar en el amor... pero tú no'.

"Esa idea de que el amor es cuidar al otro se ha olvidado"

El autor ha remarcado en'Ecclesia al día'que el principal motivo de estos fracasos matrimoniales está en que se ha olvidado el concepto del amor como entrega hacia el otro en detrimento de los sentimientos.

“Esa idea de que el amor es cuidar al otro, poner el bien del otro por encima del tuyo, hoy en día se ha olvidado y hay tendencia a que el amor es lo que tu sientes. El sacrificio de otra persona, ponerle por encima de tus necesidades son acciones pero no es un sentimiento”, ha explicado.

Ha sido tal el cambio de paradigma en las últimas décadas, que los jóvenes hoy en día asocian el amor puramente al sentimiento, que puede ser cambiante con el paso del tiempo: “Con mis estudiantes veo que utilizan criterios poco útiles para elegir a la persona con la que se enamora, guiados por el atractivo, el estatus... El amor no es algo que te sucede, sino que se construye, pero no da igual con quien lo construyas, tiene que ser con alguien que tenga las características idóneas para construirlo bien”, ha argumentado Miguel Ángel Martín.

Los matrimonios "por amor", más infelices que los casamientos "concertados"

Prueba de ello, ha apuntado el autor de 'Por qué otros van a fracasar en el amor... pero tú no', son los estudios que revelan que con el paso de los años, los matrimonios que se casaron por amor son más infelices que aquellos que los que fueron concertados por otros criterios.

“La respuesta depende de en qué momento se lo preguntes, si lo haces nada más casarse los matrimonios por amor occidentales son má felices que los concertados, pero cuando pasan los años los que se casaron por amor, si siguen juntos, la felicidad ha caído un 50%, mientras que los matrimonios concertados al cabo de los diez años han subido y superan a los matrimonios por amor, y esa distancia se mantiene ya para siempre”, ha precisado.

Un argumento que aunque parezca contradictorio, tiene su explicación: “Una de las claves es que mientras que en Occidente el amor es algo que sucede o en lo que se está, en otras culturas tienen claro que el amor es algo que se construye y eso cambia todo”, ha remarcado Mártin Cárdaba.

La estabilidad emocional y el sentido de la responsabilidad, claves de un matrimonio duradero

Por otro lado, el escritor se ha cuestionado por qué recurrimos a los sentimientos para elegir a la persona con la que compartir con nuestra vida, mientras en otros ámbitos tan importantes de la vida recurrimos a otros criterios: “Si tienes que buscar a un cirujano no eliges al que te hace sentir, sino que investigas, ves si tiene los requisitos... Con el amor no pasa eso, solo te enamoras. Los motivos por los que te puedes enamorar de alguien no tienen nada que ver con los que esa persona te podría hacer feliz o no”, ha puntualizado.

De ahí que Miguel Ángel Martín considere que los mejores predictores de felicidad en pareja tenga que ver con su estabilidad emocional o su sentido de la responsabilidad: “Cuando una persona es inestable emocionalmente, lo más probable es que tu pareja no sea feliz. La responsabilidad predice cosas como la riqueza, porque la gente responsable gana más dinero, la gente responsable tiene mejor salud porque va al médico. Con alguien repsonsable tienes más riqueza y más salud”, ha sostenido.

Cuestionado por cómo influye en el incremento de rupturas matrimoniales la pérdida del sentido religioso de este sacramento, asegura que es decisiva: “En el cristianismo no hay mayor amor que entregar la vida por alguien que amas, el símbolo de la cruz del cristianismo es el signo de referencia de lo que es el concepto del amor. Si tienes ese ideal de amor, es más sencillo y te quitas los problemas de creer que el amor es un sentimiento. Para consturir el amor hace falta gente robusta, con la que se puede iniciar un proceso largo que requiere esfuerzos”, ha insistido.

Religión