Los párrocos de Valencia se vuelcan con la ayuda y el acompañamiento a las víctimas del incendio

Desde el principio, la Iglesia valenciana se ha movilizado. Siguen asistiendo a las víctimas y a sus familias ante esta tragedia

Tiempo de lectura: 2’

La Iglesia valenciana está volcada en la ayuda y el acompañamiento tras la tragedia ocurrida el jueves por la tarde en un bloque de viviendas del barrio del Campanar. Desde los primeros momentos que reconocieron los hechos, párrocos y sacerdotes del área acudieron al hospital de campaña para ofrecer todo tipo de ayuda, material y de acompañamiento a las víctimas y a sus familias ante la tragedia del incendio.

Además de todo ello, el arzobispo de Valencia, Mons. Enrique Benavent, organizó en la tarde de ayer un comité de emergencia y el vicario episcopal y párroco de la zona, Emilio Hernández, se personó en el lugar de la tragedia. Desde el comité de emergencia se pusieron a disposición locales y ayuda material urgente, para todos los afectados a fin de que pudieran pasar la noche, aunque finalmente fueron trasladados a otros alojamientos, y ofreciendo también acompañamiento en esos momentos tan difíciles que han conmocionado a todos.

audio

Emilio, el párroco del Campanar que ayuda a las víctimas del incendio: “Fueron momentos de zozobra”


La Iglesia de Valencia va a ofrecer hoy todas las misas por las víctimas y sus familiares, y de agradecimiento a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad que con toda generosidad y pericia profesional están interviniendo para actuar ante esta crisis. La Iglesia valenciana sigue asimismo a disposición de todos en el acompañamiento a las familias sacudidas por esta tragedia. El Arzobispado de Valencia se suma a los los tres días de luto decretados por el Ayuntamiento de Valencia y las banderas del Palacio Arzobispal ondean a media asta.




El Arzobispo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, ha asegurado que “nos sentimos cerca de los que han perdido a un ser querido, de sus familias y de todas las víctimas también de los que han perdido sus viviendas y están viviendo una situación difícil. Tienen la solidaridad y el afecto de toda la Iglesia de Valencia y pueden recurrir a las parroquias vecinas. Todos estamos unidos en la oración y en la plegaria por sus necesidades y por todas las víctimas”. Además, Emilio Hernández, que se personó en el lugar de la tragedia, nos cuenta que “lo más importante es, siempre, tener una actitud de empatía y de solidaridad, y estar disponibles para lo que se pueda necesitar y saber en qué podemos ser más útiles en estos momentos”.


Religión