José Cobo, sobre el plan de reparación de víctimas de abusos: "Es un acto moral antes que legal"

El arzobispo de Madrid asegura que los obispos están trabajando en "los criterios morales" para llevar a cabo el plan de reparación y "dialogar con el Estado en ese momento"

Tiempo de lectura: 2’

El arzobispo de Madrid, el cardenal José Cobo, ha afirmado que los obispos españoles están dialogando entre ellos para la aprobación del Plan de Reparación Integral a las Víctimas de Abusos Sexuales (PRIVA) para a partir de ahí “ver qué oferta hacer al Gobierno”.

Así lo ha expresado el también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española en una entrevista concedida a 'Telemadrid' un día después de que se haya conocido las presiones del Gobierno a la Iglesia para boicotear este plan de reparación.

Y es que a través de una carta enviada por el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, al presidente del episcopado, Luis Argüello, le hace un llamamiento para que este martes la Asamblea Plenaria Extraordinaria que celebran los obispos no apruebe el plan reparación a las víctimas sin la fiscalización del Gobierno.

A su vez, el Gobierno contra programa esta Plenaria de los obispos convocando para este lunes de urgencia a las asociaciones de víctimas en Moncloa, sin orden del día fijado, para intentar enfrentarlas a la Iglesia justo 24 horas antes de la Asamblea Plenaria para así utilizar a las víctimas.

El cardenal Cobo, sobre la reparación a las víctimas: "Es un proceso que tiene sus tiempos"

El arzobispo de Madrid ha recalcado que la Iglesia está dispuesta a reparar a las víctimas de los abusos, al tratarse de “un acto moral antes que legal. Estamos dispuestos a acompañar y ya lo estamos haciendo”, ha recalcado José Cobo en la entrevista a la televisión pública madrileña, donde recuerda que su archidiócesis trabaja desde hace seis años en la reparación a todo tipo de víctimas.

En este sentido, el cardenal asegura que la Iglesia prerente reparar a aquellos que la Iglesia ha hecho especial daño: “Sabemos que atacar a la fe es una herida superior y queremos hacerlo, pero tendremos que ponernos de acuerdo nosotros también con esos criterios morales de cómo lo vamos a hacer y dialogar con el Estado en ese momento”, ha insistido.

Y es que Cobo ha señalado que son muchos los actores implicados en este caso, aunque pone en primera línea a las víctimas de los abusos, a lo que se suma el informe del Defensor del Pueblo, el Gobierno, las diócesis y la propia Conferencia Episcopal Española: “Es un proceso que tiene sus tiempos porque todo lo que se hace junto va más lento que lo que se hace entre una o dos personas”, ha recalcado.

Cuestionado si ha habido un cambio de sensibilidad respecto a los abusos en la Iglesia y en la sociedad, el arzobispo de Madrid secunda esta idea, y reivindica el esfuerzo realizado por las diócesis para obtener la credibilidad de quienes sufren este dolor: “Se ha hecho un esfuerzo en poco tiempo para creer a las víctimas y revisar qué mecanismos han existido, no maliciosamente, sino de ignorancia de un dolor que estaba viviendo nuestra Iglesia. Hay pasos preciosos y una evolución considerable”, ha sostenido.

Religión