El estudio que destapa la explotación a los temporeros migrantes: "En condiciones insalubres"

La Universidad Pontificia Comillas y Oxfam Intermón han publicado un informe que recoge las condiciones en la que trabajan los temporeros, y proponen reforzar las inspecciones

Tiempo de lectura: 2’

Los migrantes temporeros trabajan en el campo en condiciones indignas en muchas ocasiones. Una realidad que es conocida, pero que ahora ha recogido en un estudio realizado por el instituto universitario sobre migraciones de la Universidad Pontificia Comillas y Oxfam Intermón, donde denuncian los pagos insuficientes que perciben estas personas, que a veces incluso sufren la violencia en su puesto.

Uno de los autores del informe es el investigador de Comillas Juan Castillo, que ha explicado que se ha analizado en el estudio a un total de nueve países europeos: “En todos ellos los trabajadores migrantes del campo se encuentran en las franjas más bajas de la estructura salarial”, y subraya que excepto en Finlandia, en el resto se han recogido casos documentados en el que los temporeros migrantes “cobran menos del Salario Mínimo Interprofesional”, ha detallado en 'Ecclesia al día'.

Asimismo, se han llegado a registrar en el estudio de la Universidad Pontificia Comillas y Oxfam Intermón hasta 19 horas de jornada laboral, con las consecuencias que ello puede acarrear para la salud física: “El trabajo manual del campo implica estar mucho tiempo agachados, recogiendo peras o manzanas, es un tarabajo duro, que impone un precio severo al cuerpo”, ha explicado Juan Castillo.

“Tenemos que salir de la idea de que las condiciones abusivas hacia los migrantes en el campo es algo que solo se da en el sur de Europa. También se dan, pero el informe demuestra que el problema se da a un nivel similar en cualquier sitio de Europa”, ha añadido.

En el caso de los temporeros migrantes, se da el agravante de que la mayoría pernoctan en alojamientos donde están hacinados, sin servicios básicos y a gran distancia respecto a su lugar de faena: “Son condiciones insalubres, sin agua potable en muchos casos”.

Juan Castillo ha alertado que estas personas se ven en una situación de dependencia total, ya que “la persona que te paga, te puede despedir y mandarte de vuelta a tu país de origen es el mismo que tiene las llaves de tu casa, y de ahí que se den estos abusos”, ha explicado uno de los investigadores del estudio.

El informe reclama más inspecciones de trabajo en el campo

Una vez conocido los detalles del informe, Juan Castillo ha precisado que algunas de las peticiones que hacen a las administraciones públicas son “reforzar las inspecciones de trabajo en la agricultura, porque en la inspección de trabajo están desbordados para hacer su trabajo de manera eficaz en un sector que abarca miles de empresas en kilómetros y kilometros de campo”, ha señalado.

Para luchar contra el aislamiento de estas personas, Castillo reclama a las administraciones ofrecer alternativas habitacionales dignas con condiciones básicas: “Si no es posible, que al menos financien redes puntuales que funcionen bien de transporte público para al menos paliar el aislamiento”, ha puntualizado.

Religión