La CONFER entrega sus premios "Carisma": "Que no se adormezca el espíritu creativo para cuidar a los demás"

El presidente Jesús Díaz Sariego OP pide "que el bien, la bondad y la amistad social de la que nos habla el Papa Francisco, sean permanentes"

Tiempo de lectura: 4’

¿Cuál es el regalo que nos acompaña en nuestro crecimiento personal y el que nos ayuda a construir mayor armonía social? Quizá es el «carisma»". Con esta pregunta, y su respuesta, el presidente de CONFER, Jesús Díaz Sariego OP, (en boca del secretario general Jesús Miguel Zamora, ya que Díaz Sariego no ha podido asistir por una complicación en su vuelo) .

Y es que “ese carisma es lo que se ofrece a otros de forma desinteresada para su bien; un don que poseen las personas otorgado. Es como si el bien que un ser humano logra hacer en su existencia no se agotara en los propios recursos y necesitase el aval de alguna fuerza superior para hacerlo permanente. Porque queremos que el bien y la bondad, ‘la amistad social’ de la que nos habla el Papa Francisco, sean permanentes”, ha asegurado.




"Un trabajo por los demás"

Por eso, “los premiados y las instituciones a las que representáis esta tarde, estáis aquí porque nos recordáis el bien que como personas hacéis en vuestro quehacer diario, por vuestra madurez, por vuestra profesionalidad y por vuestra promoción de los valores —que también son evangélicos— en aras de una sociedad más humana, más justa, más amistosa socialmente hablando. Vuestro trabajo ha de ser públicamente reconocido y agradecido”.

Por último, ha querido reconocer y agradecer su labor, “y el gesto de otorgar un premio son los resortes que tenemos para que no se adormezca el espíritu creativo del ser humano y para que la promoción del bien en favor de los demás no se detenga, se vuelva más permanente”.

"Vivir en modo carisma"

El Premio Carisma de Formación y Espiritualidad, “es una apuesta por tener en cuenta aquello que al ser humano le inquieta especialmente por dentro”, ha expresado el galardonado en esta área, el profesor José Cristo Rey García Paredes, cmf. No lo olvidemos, “inhalamos el aire que nos viene del exterior para poder exhalarlo desde dentro hacia afuera. Necesitamos formación y espiritualidad para respirar. Hay que vivir en «modo carisma»”.


Eugenio Arellano Fernández, MccJ, es el Premio Carisma de Misión y Cooperación. Un galardón que pone en valor a aquellas personas e instituciones que van más allá de sí mismas, incluso de su entorno más próximo para llegar a otros que lejos o cerca están presentes en su mirada, en sus proyectos, en su cooperación. “Gracias en nombre de todos los hombres y mujeres consagrados a la evangelización”, ha expresado en un mensaje el misionero que lleva toda una vida dedicada a los demás.


La Universidad La Salle en Belén ha sido premiada con el Premio Carisma de Educación y en nombre de la misma, ha recogido el premio Peter Bray, vicerrector de la Universidad. “lo que estamos tratando de hacer es crear una atmósfera, desarrollar un ambiente, proporcionar oportunidades para que nuestros estudiantes obtengan el conocimiento, adquieran las habilidades y desarrollen aquellas virtudes y actitudes que les permitirán vivir la vida plenamente en la medida en que puedan, a pesar de las restricciones de la ocupación y la opresión asociada a ella”, ha destacado. “Este premio recuerda a los palestinos: estudiantes, profesores y personal de la Universidad de Belén, que no están olvidados, es una gran ayuda para mantener viva la esperanza”.


“Creemos que acompañar a los jóvenes tiene sentido”, ha dicho Berta Ruíz González, miembro de la Escuela de Pastoral Juvenil con Jóvenes, que ha sido galardonada con el Premio Carisma a la Educación. “Sigue siendo una tarea pendiente y lo será mientras haya un ser humano que necesite desarrollar sus facultades intelectuales, morales, afectivas y creativas”.


“El tema de la salud mental no estaba entre mis prioridades, hasta que me enteré de la historia de una joven a la que no le alquilaron un piso por tener un trastorno de salud mental”, ha explicado Santiago Requejo, Premio Carisma de Salud por su corto “Votamos”. ”No he dejado de preguntarme desde entonces si yo hubiera hecho lo mismo”, ha expresado agradecido el director. Además, ha querido reconocer la labor de las Hermanas Hospitalarias con quien ha trabajado en este proyecto “para hacer visible esta realidad invisible”.


“Llevamos años haciendo esfuerzos para que el diálogo sereno entre la Fe y la Cultura sea una realidad”. Algo que ha pasado de generación a generación, de padres a hijos. El Premio Carisma de Fe y Cultura a “Brotes de Olivo” es un aliciente para ahondar en las raíces humanas y divinas “de un Dios que, en la experiencia cristiana, se nos revela como amor”.


"Necesitamos seguir sumando para el conocimiento sobre la exclusión social". Así lo ha explicado Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas, que ha recogido el Premio Carisma de Impacto: La Fundación FOESSA. "La mirada de FOESSA se plasma desde el rigor científico enriquecido con el contacto diario con la vulnerabilidad, con la que nos herimos y sanamos. Trabajamos para desvelar la realidad social con los efectos, por ejemplo de la pandemia. A través de valores y de la denuncia de políticas que no ponen a la persona en el cntro y que se alejan del bien común, consideramos que este es el trabajo que tenemos que seguir haciendo y hacerlo bien".


El sacerdote Alberto Hernández ha recibido elPremio Carisma Especial en nombre de toda la Iglesia en La Palma, y ha agradecido a todos el galardón "por considerar esta labor de conjunto por la sociedad canaria" que tanto sufrió con la erupción del volcán.


El Premio Carisma de Comunicación, ha sido otorgado al sacerdote marianista y youtuber Daniel Pajuelo, que no ha podido asistir al acto, igual queLuna Reyes Segura, voluntaria de Cruz Roja y Abdou, protagnistas del abrazo en las costas que fueron premiados con el Premio Carisma de Justicia y Solidaridad.







Religión