La comunidad de católicos sordos en Valencia ya cuenta con su parroquia personal: "Es una gran alegría"

La parroquia ofrece los jueves un curso de lenguaje de signos abierto para quien quiera colaborar acercando el Evangelio a las personas sordas

Tiempo de lectura: 2’

La Archidiócesis de Valencia acogió este domingo la misa de apertura de una nueva parroquia personal, Santo Tomás Apóstol y San Felipe Neri, para la comunidad de católicos sordos bajo la advocación de Santa María del Silencio.

La labor no es nueva ya que este mismo templo acoge misas semanales en lenguaje de signos, con asistencia de fieles sordos, desde hace más de 30 años, a cargo del sacerdote responsable de la Pastoral del Sordo en la diócesis, Ángel Santamaría.

De hecho, Ángel Santamaría, sacerdote hijo de padres sordos y vicario en Santo Tomás, ha sido designado párroco de Santa María del Silencio y fue quien ofició la primera misa de la parroquia personal que, a partir de ahora, funcionará como cualquier otra en la diócesis, con sus misas, catequesis, reuniones y encuentros.

Asimismo, a la misa inaugural de ayer asistieron personas sordas de la diócesis “y también sordociegas que pertenecen, igualmente, a la Pastoral del Sordo”, ha precisado Santamaría.

En el decreto por el que se erige la parroquia de Santa María del Silencio, el cardenal Cañizares destaca la “vitalidad” de la comunidad de católicos sordos en la diócesis y explica que esta parroquia personal supone un “instrumento pastoral y jurídico adecuado para la mejor atención espiritual” de manera que “sus miembros puedan anunciar, celebrar y testimoniar la fe, integrados en la Iglesia particular de Valencia”.

ctv-q2g-catlicos-sordos-valencia

Misa en lenguaje de signos, todos los domingos a las 18 horas

La designación de la nueva parroquia personal “es una gran alegría” para la Pastoral del Sordo “ya que al convertirse en parroquia personal pasa de ser una Pastoral concreta de una parroquia a ser un instrumento para toda la diócesis, y es todo un impulso para que la diócesis, tanto seminaristas como sacerdotes y fieles, tomen conciencia de la atención pastoral a los sordos”, ha indicado Santamaría.

Esta nueva parroquia continuará prestando a la comunidad de católicos sordos el servicio que hasta ahora ofrecía y facilitando su participación en la eucaristía y en el resto de sacramentos, como el matrimonio o bautismo. Así, la misa en lenguaje de signos continuará celebrándose cada domingo, a las 18 horas, en Santo Tomás, celebración a la que habitualmente acuden más de 30 personas, y los viernes por la tarde se celebra una catequesis sobre las lecturas del domingo y otros temas.

Además, feligreses de la parroquia colaboran con esta pastoral interpretando con lenguaje de signos las celebraciones y catequesis que ofrece la parroquia. Para ello también ofrece los jueves un curso de lenguaje de signos abierto para quien quiera colaborar acercando el Evangelio a las personas sordas.



Religión