Boletín

La historia del martirio de Jacques Hamel, asesinado por yihadistas mientras celebraba misa

Tras conocer la noticia del asesinato, el Papa Francisco se anticipó para reconocer como mártir a este hombre víctima del yihadismo

ctv-kss-52aa6384-90e1-11e8-aea1-f82c72af6d97 clipboard-22434-kwrf-u11101946006445rvh-1024x576lastampait
José Luis Restán
Twitter

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:35

Este jueves 14 de marzo hemos recordado en El Espejo la historia del sacerdote francés que fue asesinado por dos yihadistas mientras celebraba Misa en su parroquia en Normandía -Francia-. Ante esta noticia tan trágica, el Papa Francisco se anticipó para reconocer como mártir a este hombre víctima del terrorismo.

Es el P. Jacques Hamel, asesinado el 26 de julio de 2016 mientras celebraba Misa en la iglesia de Saint Etienne du Rouvray, en Normandía, por dos terroristas del llamado Estado Islámico. La noticia es que ha concluido ya la fase diocesana de su causa de beatificación.

El Papa Francisco había concedido la dispensa para iniciar este proceso unos meses después de su muerte, y no ha escondido su convicción personal de que estamos ante un caso de martirio. De hecho explicó que el padre Jacques dio su vida para no negar a Jesús, en el mismo sacrificio de Jesús en el altar”.

En esa ocasión el Papa afirmó con contundencia el P. Jacques “es un mártir”. Además reveló que las últimas palabras del anciano sacerdote fueron: “Vete, Satanás”. Y así desveló la raíz de aquel acto monstruoso: “matar en nombre de Dios es satánico”, declaró Francisco, invitando a todas las confesiones religiosas a que lo proclamen sin ambages.

"La frescura con la que el Padre Hamel nos hacía descubrir el Evangelio como una novedad, nos hacía ver que Cristo es nuestro contemporáneo”

Esta convicción del Papa no ha eximido a la Iglesia de una rigurosa investigación a lo largo de la fase diocesana de la causa de beatificación, iniciada en mayo de 2017, que ahora ha llegado a su conclusión. Durante esta fase se celebraron 66 audiencias, durante las cuales se escuchó a los 5 testigos del asesinato, así como a familiares, amigos, feligreses y otros sacerdotes. Además, dos teólogos han examinado los escritos que publicó en la revista de la parroquia y los textos de sus homilías, alrededor de 650 en total.

El expediente completo, ya enviado a la Congregación para las Causas de los Santos, consta de 11.000 páginas, pero el resumen nos lo ofrece el Arzobispo de Rouen, Dominique Lebrún: “lo que me impresiona es la sencillez y la frescura con la que el Padre Hamel nos hacía descubrir el Evangelio como una novedad, nos hacía ver que Cristo es nuestro contemporáneo”.

Lo más