• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

La emocionante escalada de un niño discapacitado y el ciberacoso, en 'Imparables'

No te pierdas el programa y dale ya al 'PLAY'

Audio

 ImparablesCOPE.es

ImparablesImparables

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 02:35

El acoso informático, también conocido como ciberacoso, se ha convertido en una de las formas más peligrosas de persecución, entre otros motivos porque permite que se prolongue durante largos periodos de tiempo sin que la víctima se decida a pedir ayuda. Se trata de un fenómeno en el que los jóvenes son los principales afectados, al representar el mayor porcentaje de consumidores de redes sociales. Existen muchas maneras de ejercer esta presión por la red: mediante extorsiones, acoso sexual, violencia de género, campañas de difamación, amenazas con sacar a la luz determinadas informaciones de la víctima, etc.

Miriam, de 19 años, fue víctima de este acoso en la red. El ciberacosador era su pareja, con quien mantuvo una relación sentimental de un año y medio, cuando nuestra protagonista tenía 15 y 16 años. Su novio le sometía a maltrato psicológico. La relación comenzó a torcerse tan solo tres meses después de iniciarse: “Él era un año mayor que yo. De pequeño veía cómo su padre maltrataba a su madre, y al criarse en ese ambiente, pues la tomaba conmigo. Se enfadaba cuando bajaba con mis amigas, me decía que yo solo tenía que estar con él, me insultaba, me despreciaba, afirmaba que no valía para nada, solo para estar con otros chicos.” A ello se sumaban insultos más graves a través del Whassap, tales como “niñata”, “guarra”…

Samuel por su parte fue víctima de una extorsión cuando tenía 29 años. Ahora con 31, sigue con el susto metido en el cuerpo, ya que no controla la situación. Todo sucedió una noche en la red social de Facebook cuando, de repente, una chica solicitó la amistad de Samuel. Él aceptó. La chica, tal y como reconoce el joven treintañero “estaba de muy buen ver.” Ambos comenzaron a chatear. En un momento de la conversación, Samuel accedió a compartir con la chica unas fotografías y unos vídeos comprometidos.

Lo peor, es que en las imágenes aparecía su rostro: “Unos minutos más tarde de compartir las fotografías, la chica me amenazó advirtiéndome de que si quería que las imágenes y los videos no vieran la luz, debía abonarle 500 euros. Una extorsión clara. En ese momento me alarmé, porque no me lo esperaba. Intentaba convencerla para que no lo hiciera, pero son mafias expertas. Se ganan tu confianza y, en pocos minutos, te engatusan para que les envíes material sensible.”

Ante estas situaciones y al desamparo de las víctimas, hace unos años nació la Asociación Stop Violencia de Género Digital, con vocación de prestar asesoramiento. Su presidenta, Encarna Iglesias, ha remarcado en ‘Imparables’ que en España falta concienciación sobre el concepto de ciberacoso: “Todos lo hemos oído, pero se desconoce cómo actuar. Muchas veces no somos conscientes de que lo sufrimos. La ley determina que para que un hecho sea catalogado como ciberacoso, los ataques deben ser continuos durante un periodo largo de tiempo, aunque depende del tipo que sea. Uno de los problemas es no darle la importancia que tiene, pero que te puede llegar a machacar y llevarte a la miseria.”

Insultos, extorsiones, amenazas, violencia sexual o amenazas con publicar material íntimo y sensible, son los casos más frecuentes: “Normalmente el acosador conoce al acosado. Se suele dar entre parejas, ex parejas, amigos o conocidos. Pero también lo sufren personajes públicos que ven cómo determinados usuarios se meten con él sin conocerle de nada.”

El afán de superación de un niño con discapacidad

Era sábado, sobre las diez de la mañana. El sol comenzaba a calentar en Toledo, pero las previsiones no eran el de una jornada excesivamente calurosa. El equipo de 'Imparables' se disponía a escalar el punto más alto del Mirador del Valle, conocida como la piedra del Rey Moro, desde el cual se vislumbra todo el Casco Histórico de la ciudad. No se equivocan aquellos que afirman que se trata de una de las panorámicas más bellas con las que te puedes encontrar.

Tras varios minutos sorteando piedras, ramas secas y alguna que otra culebra, llegamos a nuestro destino. Allí estábamos para ser testigos de la ilusión de Pelayo: escalar hasta la piedra del Rey Moro, su lugar favorito, donde halla la paz y el descanso. Pelayo es uno de los personajes más queridos del programa. Tiene diez años. Sufre una enfermedad degenerativa, una distrofia muscular llamada Duchenne, que le obliga a ver la vida desde una silla de ruedas, aunque cada día realiza verdaderos esfuerzos por caminar, con el fin de ralentizar los efectos. Una lucha de titanes.

¡¡NO TE PIERDAS EL VIDEO Y PINCHA AQUÍ!!

Vídeo

 

Lo más